El portal de la Minería

Ley boliviana de Minería, con una visión de pueblo

0 1

La nueva Ley de Minería y Metalurgia recién aprobada en Bolivia busca hoy un desarrollo sostenible para el sector, pero en especial genera mayores beneficios para el pueblo de esta nación.

La minería se convirtió para la actual administración boliviana, encabezada por el presidente Evo Morales, en una esfera estratégica, pues las exportaciones llegaron a tres mil millones de dólares en 2013, el segundo rubro más importante de la economía después de los hidrocarburos.

A juicio del vicepresidente boliviano, Álvaro García, el objetivo de la norma promulgada es buscar diversificar las inversiones, promover la cadena de industrialización minera y la exploración de nuevos yacimiento.

Puntualizó que la normativa no está perfumada con olores extranjeros ni con lenguaje foráneo, porque es la primera Ley Minera en 190 años de existencia de la república.

La ley la hicieron los trabajadores con su sudor, esfuerzo, pensamiento, y acorde con sus necesidades, enfatizó García Linera y subrayó que se enmarca en la Constitución promulgada en 2009, la que reconoce como actores a los mineros de los sectores privado, estatal y cooperativista.

La inversión extranjera es bienvenida en Bolivia siempre que se respeten las condiciones impositivas, de responsabilidad social y medio ambiental que establecen las normativas locales, señaló.

También refirió que el gobierno seguirá ampliando las áreas mineras estatales, pero en yacimientos muy ricos y con producción a gran escala.

Con respecto a la industrialización de la minería boliviana, puso como plazo el 2025 para que el país exporte solamente mineral con valor agregado.

La jefa de Unidad de la Gestión estratégica del ramo, Ilsen Beltrán, explicó que durante del proceso de elaboración del documento participaron todos los actores productivos.

La ley busca desarrollar la minería de una manera responsable, planificada y sustentable, puntualizó.

El texto -señaló la funcionaria- tiene basamento en la Constitución, porque de este modo se asegura un mejor futuro a las presentes y venideras generaciones de bolivianos.

Algo muy importante, destacó Beltrán, es que los minerales son considerados recursos estratégicos para el país andino-altiplánico.

La ley es clara al contemplar que los minerales son propiedad del pueblo, y serán administrados por el Estado, al que solo corresponde firmar contratos de asociaciones, precisó.

Ahora no existen dueños de propiedades, aclaró, sino operadores a quienes se les otorgará derecho de explotación, al tiempo que el Estado reconoce a los tres actores: privados, estatales y cooperativas mineras.

Enfatizó que toda actividad en esa esfera debe respetar las normas vigentes sobre el cuidado del medio ambiente.

También, la nueva Ley reconoce el derecho de los pueblos indígenas originarios campesinos a la consulta previa en esta materia, agregó.

Por su parte, la experta en análisis jurídico de esa cartera, Lourdes Tarqui, hizo una comparación entre el Código Minero de 1997 y la actual norma.

Expresó que la importancia y superioridad de esta última radica en que rompe con los esquemas neoliberales, basados en dejar pasar y dejar hacer.

Ahora el Estado tendrá un papel fundamental, porque controlará y fiscalizará toda la cadena productiva minera, enfatizó.

Los operadores -a diferencia del pasado- deberán presentar un plan de trabajo, el cual tendrá un seguimiento por parte de las autoridades competentes, indicó.

La especialista añadió que otro aspecto que demuestra la superioridad de esta nueva norma es que las áreas otorgadas para la explotación son intransferibles, no se pueden embargar, ni heredar.

Al ser entrevistado sobre el tema , el ministro de Minería y Metalurgia, Cesar Navarro explicó que Bolivia busca hoy con la nueva Ley de Minería garantizar la industrialización del sector, siempre cumpliendo con las regulaciones dirigidas a proteger el medio ambiente.

Nos criticaron por ser anticapitalistas, pero ese criterio ya no es válido si tomamos en cuenta que las inversiones de capital en el país en el sector minero aumentaron.

Con la nueva norma, los contratos deberán pasar por la Asamblea Legislativa, tendrán que contar con el consentimiento de los pueblos indígenas y presentar un plan de trabajo en ese sentido.

Estos tres elementos -añadió- garantizan de manera plena las inversiones en el país en el sector minero.

Consideramos que tenemos todos los elementos necesarios para garantizar la inversión ya sea estatal, privada o cooperativista, recalcó el titular.

Explicó que en la actualidad se está sancionado el avasallamiento para impedir la comercialización de minerales por parte de los ocupadores ilegales, por lo que estamos trabajando para tener un control de la venta ilegal de esos productos.

No queremos una minería mediana que participe en la producción, concentración y exportación, sino que actué en el sector de la fundición, la cual permitirá el surgimiento de nuevos polos de desarrollo, indicó.

La nueva ley minera promueve mucho más esta actividad, pero siempre que exista un informe multisectorial, y si esta investigación determina que es contaminante no habrá autorización para ejercerla.

Hasta el momento hubo una lógica de dejar hacer y dejar pasar, lamentó Navarro, al tiempo que admitió la falta de un mecanismo de control y de políticas para remedio ambiental, por lo que es imperativo evitar la contaminación.

No se va a vulnerar los derechos de los trabajadores estatales, privados y cooperativista, pero, si alguna entidad estuviera contaminando el medio ambiente, se puede pedir su paralización, enfatizó.

La importancia de este sector en Bolivia, también atrae la atención de otras naciones interesadas en desarrollar esta esfera, de ahí que en agosto próximo más de 400 expositores nacionales e internacionales participarán en la Expo-Bolivia 2014.

El coordinador de la Expo-Bolivia Minera 2014, Dennis Zeballos, informó que la cuarta versión de esa feria se realizará entre el 21 y el 24 de agosto en la ciudad de Oruro.

Esta cita tiene como objetivo hacer conocer toda la actividad minera que se realiza en Bolivia, y presentar proveedores para las grandes y medianas empresas mineras, puntualizó. En rueda de prensa, Zeballos explicó que la feria también se caracteriza por ser una plataforma comercial y exposición de las nuevas tecnologías en el rubro minero.

Indicó que la rueda de negocio movió 102 millones de dólares en 2013 y manifestó que este año se prevé superar esa cifra.

ARGENPRESS

Comentarios

comments

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.