Napoleón Gómez Urrutia deberá defenderse de las imputaciones de desvío y malversación de fondos del fideicomiso minero desde prisión, determinó un magistrado del Primer Tribunal Unitario en Materia Penal del Primer Circuito.

El 27 de marzo el dirigente minero promovió un juicio de amparo contra la orden de aprehensión que le fue librada por el delito previsto y sancionado por el Artículo 113 Bis de la Ley de Instituciones de Crédito, con motivo del desfalco de 55 millones de dólares propiedad de casi 10 mil trabajadores mineros.

En la demanda que originó el juicio de garantías 10/2012, Gómez Urrutia solicitó a la justicia federal enfrentar su proceso en libertad.

Sin embargo, el 30 de marzo se informó en estrados que el magistrado del Primer Tribunal Unitario en Materia Penal del Primer Circuito determinó que el líder sindical tendrá que enfrentar el proceso penal federal en prisión, pues el delito que se le atribuye es grave.

Napoleón Gómez Urrutia fue demandado por los trabajadores mineros afectados por la cancelación de los fondos del fideicomiso minero y desviados a cuentas personales del dirigente, sus familiares y colaboradores en el Comité Ejecutivo del Sindicato Minero, según lo documentó la Unidad de Inteligencia Financiera de la SHCP.

Ante las órdenes de aprehensión derivadas de las denuncias penales, huyó a Canadá; desde febrero de 2006 vive en Vancouver, sitio en el que ha anunciado reiteradamente su llegada a México a defenderse de las acusaciones.

Empero, dijo que continúa firme la de orden federal por delito grave consistente en la violación de la Ley de Instituciones de Crédito, al desviar y malversar los 55 millones de dólares del fideicomiso minero, el cual fue constituido en Scotiabank para distribuirlos entre los trabajadores mineros con derecho.

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here