Con una procesión en la que 500 universitarios con toga y birrete recorrieron calles del Centro Histórico, la UNAM evocó la caminata con la que, hace 100 años, se instituyó su carácter nacional.

Encabezado por el rector José Narro Robles, el recorrido unió a siete grupos, entre ex rectores, miembros de la Junta de Gobierno, Patronato Universitario, profesores e investigadores eméritos, directores académicos, administrativos, así como de institutos, centros y planteles del bachillerato.

Antes de la procesión, en Moneda y Seminario, donde fuera la sede de la Universidad Real, el rector develó una placa alusiva al centenario.

Después, al coro permanente del “Goya”, inició el recorrido por Moneda, acompañado de estudiantinas. Avanzó por la misma calle, hasta la confluencia de Correo Mayor, y continuó por Justo Sierra para culminar en el Antiguo Colegio de San Ildefonso, donde esperaba la ceremonia solemne, también en remembranza de hace un siglo.

En San Ildefonso

Poco después, en el Anfiteatro Simón Bolívar de San Ildefonso, la directora del Instituto de Geografía, Irasema Alcántara Ayala, afirmó que la UNAM es fuente de credibilidad y cuna de principios y valores; sin duda, es el alma de la nación.

Describió a la Universidad Nacional como una institución amiga, compañera, consejera, entrenadora, deportista, tutora, precursora, científica, artista, humanista, verdadero bastión intelectual, fuente de filosofía, de crítica, de reflexión y de esperanza; de manera innegable para todos, madre, mecenas, sueño y despertar, asentó.

A nombre de los consejeros directores, Alcántara Ayala añadió que de la mano de pensadores como José Vasconcelos, la Universidad inspira a romper el silencio opresor de la ignorancia y a contagiar lo prodigioso que para el espíritu colectivo tienen la tolerancia, el diálogo, la igualdad, la democracia, la fraternidad, la solidaridad, la honestidad, el respeto, la justicia, la libertad y la búsqueda de mejores niveles de bienestar.

En su oportunidad, María Elena Mansilla y Mejía, Consejera profesora de la Facultad de Derecho, cuestionó ¿qué fue, es y será nuestra Universidad?, para inmediatamente responder: “Lo que fue, dependió de nuestros ancestros; lo que es, de nosotros, y lo que será, de quienes hoy se forman en ella”.

Por ello, instó a la comunidad universitaria “a cuidarla, protegerla y defenderla, en reciprocidad por todo lo que de ella hemos recibido y por lo que nos dará en el futuro”.

A su vez, Mario González González, Consejero representante de los trabajadores, adscrito a la Dirección General de Servicios Generales, dijo que para entender el presente, se debe conocer el pasado, y así avanzar hacia un nuevo futuro. Por ello, tienen que recordarse algunos acontecimientos, buenos y malos, que ha vivido la UNAM y que le han dado identidad.

También, mencionó el otorgamiento de la autonomía de esta casa de estudios, y rememoró la inauguración de Ciudad Universitaria, en 1954, y el movimiento estudiantil de 1968, como un parteaguas de la lucha por la democracia del país.

Jordi Messeguer Gally, Consejero alumno de la Facultad de Ingeniería, afirmó que los estudiantes de la UNAM valoran la educación pública “porque somos hijos de ella, y entendemos que es una inversión y no un gasto como algunos detractores de lo público pregonan”.

Los universitarios, añadió, continuarán con el enriquecimiento de la fuerza intelectual del país, porque el acceso a la instrucción es la única manera de igualar las oportunidades entre los jóvenes mexicanos. Por ello, una de las luchas en la que estamos presentes los estudiantes de la Universidad Nacional, y en la que participamos codo con codo con el resto de los alumnos de México, es por la defensa de la educación laica, gratuita y de calidad.

(Visited 1 times, 1 visits today)

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here