Minería en Línea, el portal de la minería

Lo que hay que ver en el alocado comienzo de año de las materias primas en China

Las materias primas están teniendo un comienzo de año volátil, ya que el tsunami de virus de China y los cambios de política hacen que los inversores se esfuercen por calibrar las expectativas para 2023.

El crudo y el cobre subieron el viernes tras conocerse que el presidente Xi Jinping podría relajar los estrictos controles sobre el sector inmobiliario. Ello se produce tras las fuertes pérdidas provocadas por la ola de infecciones de Covid-19, que ha destruido la demanda en el país. El incierto camino de China hacia la recuperación dirigirá las materias primas este año, después de que los precios registraran una cuarta subida anual en 2022.

La crisis energética europea y el endurecimiento monetario mundial son los otros grandes temas. En cuanto al primero, puede que el gas natural se haya suavizado, pero eso no significa que la crisis haya terminado. En cuanto a lo segundo, atención al oro. El lingote está oscilando cerca de máximos de seis meses a la espera del informe de empleo que se publicará el viernes y que influirá en los próximos movimientos de la Reserva Federal.

Un camino lleno de baches

El primer trimestre de China será terrible para la demanda de materias primas, ya que el Covid-19 y las vacaciones del Año Nuevo Lunar suprimirán la actividad. Lo que ocurra después es mucho menos seguro. Los que cuentan con una recuperación en el segundo semestre recibieron un impulso el viernes, después de que Bloomberg News informara de planes para suavizar las “tres líneas rojas” de la deuda inmobiliaria que han impulsado la prolongada caída del sector. El mineral de hierro, una especie de indicador indirecto de la reapertura del comercio, nos dará pistas sobre lo que nos deparará 2023.

A corto plazo, los inversores, especialmente los del petróleo, examinarán indicadores que van desde los viajes aéreos a la congestión del tráfico en busca de pistas sobre el camino de vuelta a la normalización tras la oleada de virus. Las cifras de comercio y crédito que se publicarán la semana próxima también ofrecerán una instantánea de los trastornos provocados por el brusco giro desde el Covid Zero. El 17 de enero se publicarán los datos económicos de China para todo el año, que incluyen el crecimiento del PIB y la producción de acero.

Inicio titubeante del petróleo

El crudo ha recibido el nuevo año con una fuerte caída, ya que la escasa demanda y las turbulencias virales en China dejan el mercado muy abastecido. En enero, el sentimiento estará dominado por los acontecimientos en la mayor economía de Asia y, en el frente de la oferta, por el destino de las exportaciones rusas tras las sanciones. La OPEP+ dispone de tiempo suficiente antes de su próxima reunión de principios de febrero para seguir de cerca la evolución de la situación.

Aun así, la crisis energética no ha terminado. Aunque los precios del gas en Europa están en su nivel más bajo desde 2021, siguen siendo tres veces superiores a la media de los últimos diez años hasta 2020. Se prevé que el suministro de combustible siga siendo escaso durante años, ya que la producción nueva es escasa.

El temple precioso

El oro también ha tenido un comienzo espectacular en 2023. Los precios alcanzaron su nivel más alto en más de seis meses antes de desplomarse el jueves debido a las sólidas cifras de contratación en EE.UU. y a las actas restrictivas de la Reserva Federal. Esto resume algunas de las tensiones a las que se enfrenta el oro tras un repunte impulsado por las apuestas a que la Reserva Federal se volvería menos agresiva.

Una ralentización de la economía mundial podría ser beneficiosa para el oro, ya que los inversores buscan refugio, pero existe el riesgo de que los inversores sigan subestimando la presión de la Reserva Federal para aplastar la inflación. La publicación de datos más favorables de lo esperado en EE.UU. podría ejercer más presión sobre el metal precioso. En primer lugar, las cifras iniciales de desempleo que se publicarán el viernes, con estimaciones que apuntan a un descenso en la creación de nuevos puestos de trabajo.

Comments

comments

Deja un comentario