Otro sitio más de Minería en Línea

Codelco está impulsando producción en medio de un aumento de covid en Chile

Codelco, el mayor productor de cobre del mundo, tiene algunas palabras calmantes para los comerciantes interesados que un covid-19 resurgimiento en Chile va a interrumpir el suministro del metal.

“Definitivamente no”, dijo el presidente Juan Benavides cuando se le preguntó si un endurecimiento de las restricciones esta semana interrumpiría las operaciones o envíos de la compañía. En una entrevista el martes, dijo que Codelco logró aumentar la producción del primer trimestre a pesar de un aumento de infecciones en Chile. “En lo que va de año, tenemos un crédito de producción”.

A través de la pandemia, las minas chilenas que representan más de una cuarta parte del suministro mundial han podido mantener altos niveles de producción al introducir cambios de turno, realizar pruebas y rastrear y retrasar actividades no esenciales. Ha sido una bendición para las fundiciones chinas ávidas de material en medio de interrupciones del suministro en otros lugares y la recuperación de la demanda.

Aún así, en los últimos meses, la producción chilena ha sido ligeramente más baja que hace un año, lo que sugiere que minas como la gigantesca operación Escondida de BHP Group pueden estar experimentando fatiga por las medidas de lucha contra Covid.

Ahora la industria se enfrenta a otra dura prueba. A pesar de implementar uno de los programas de vacunación más rápidos del mundo, Chile ha visto cómo los casos y las hospitalizaciones aumentaron a récords, lo que llevó a las autoridades a cerrar las fronteras a los ciudadanos y residentes extranjeros y exigir que todos los conductores de camiones presenten una prueba negativa antes de ingresar. Si bien el gobierno dice que las nuevas medidas no interrumpirán la minería o el transporte marítimo, los comerciantes no están convencidos, y los nervios de la oferta ayudaron a enviar los futuros a un máximo de dos semanas.

“El programa que iniciamos al comienzo de esta pandemia, que hemos perfeccionado con el tiempo, nos ha dado excelentes resultados”, dijo Benavides. Si bien puede haber nerviosismo por los cierres fronterizos, “eso de ninguna manera afecta nuestras operaciones o procesos productivos”.

Si bien Chile aún no ha revelado la producción de cobre de marzo, el miércoles el banco central informó que los ingresos por exportaciones del metal alcanzaron un máximo de ocho años el mes pasado, lo que respalda el tono optimista de Benavides.

El cobre subió a su nivel más alto en casi una década a fines de febrero ante la perspectiva de que las vacunas y el estímulo desencadenarían una fuerte recuperación mundial. Desde entonces, los precios han bajado en medio de nuevos bloqueos y un dólar en alza.

Aún así, muchos analistas ven un repunte adicional a medida que la demanda se recupera a nivel mundial y la oferta flaquea. Reforzar la perspectiva es el plan de infraestructura estadounidense de 2,25 billones de dólares de la administración Biden.

El repunte del metal también está acompañado por un aumento en la demanda de bienes a medida que la pandemia obstaculiza los servicios. Si bien el cobre está bien respaldado en el futuro por el cambio hacia la energía limpia y la movilidad eléctrica, la demanda de bienes puede disminuir a medida que las economías se normalizan y los servicios vuelven a abrirse, dijo Benavides.

Los fundamentos del metal son sólidos, pero eso no significa que haya entrado en un nuevo superciclo, dijo. Es probable que la demanda crezca entre un 2% y un 4% anual durante los próximos cinco años, superando el crecimiento de la oferta de aproximadamente un 2%. Eso se compara con el crecimiento de dos dígitos del consumo de China en la última gran alza de precios.

“Podría haber un pequeño déficit allí, pero los mercados siempre se ajustan con tecnologías y sustitutos”, dijo. “Además, este precio es quizás un incentivo para desarrollar nuevos proyectos que tienen costos marginalmente más altos”.

En los últimos años, Codelco se ha involucrado en el programa de inversión más pesado de la industria del cobre después de décadas de infrautilización en sus depósitos antiguos. Una nueva mina subterránea en Chuquicamata está aumentando según lo planeado, mientras que los proyectos en Andina, El Teniente y Salvador están en el objetivo a pesar de la pandemia, dijo.

El objetivo de la empresa estatal es mantener la producción anual en torno a 1,7 millones de toneladas.

“Todo eso, por ahora, es más que suficiente, pero estamos evaluando permanentemente cómo convertir los recursos en reservas y pasar a la producción”, dijo, mencionando más expansiones en las minas Radomiro Tomic y Andina como proyectos potenciales. “Hoy, no hay nada definido”.

Comments

comments

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

×