Minería en línea
El portal de la Minería

La seguridad del agua es una preocupación para la industria minera global: Moody’s

0

Asegurar fuentes confiables de agua se está convirtiendo en un desafío para las compañías mineras a nivel mundial, dice la agencia de calificación Moody’s.

Señala que el agua no solo es un recurso vital en el proceso de minería, sino que las minas también usan una cantidad significativa de agua de varias maneras. El agua se usa para procesar minerales, fundir y refinar, supresión de polvo, transporte de lodos, limpieza de equipos y para uso de los empleados.

Si bien las compañías mineras se han vuelto más eficientes en la gestión de su uso del agua a través del reciclaje, Moody’s dice que las mineras aún enfrentan riesgos elevados con la obtención de fuentes para proyectos nuevos y existentes debido a la ubicación de las minas.

Además, muchas minas a menudo se encuentran en países donde el agua es escasa o compite con los requisitos de la población local, como Perú, Chile e incluso partes de África.

Para las mineras en lugares con altos niveles de estrés hídrico y el rechazo continuo de las comunidades locales, Moody’s sugiere que las empresas tendrán que gastar más capital para asegurar nuevas fuentes de agua, con la desalinización del agua de mar como una opción alternativa al reciclaje del agua.

Sin embargo, incluso con el compromiso de incluir una planta de desalinización, las comunidades aún pueden tener preocupaciones sobre la seguridad del agua y el medio ambiente.

Es probable que los costos operativos aumenten ya que las plantas de desalinización requieren mucha más energía en comparación con el bombeo y el tratamiento del agua a través del proceso de reciclaje. Además de los mayores costos asociados con el aumento del consumo de energía, las plantas de desalinización también producen desechos, conocidos como salmuera, que deben eliminarse adecuadamente.

Esta opción, dice Moody’s, puede hacer que sea costoso obtener el agua necesaria para las operaciones, aumentar los costos de capital para el desarrollo de nuevas minas y también plantea desafíos de disponibilidad cada vez mayores.

Sin embargo, la agencia dice que las compañías mineras dependen de múltiples fuentes de agua para sus operaciones, incluidas las aguas subterráneas y superficiales, que en varias regiones compiten con los requisitos de agua de las comunidades locales.

Esto ha resultado en protestas en países como Perú y México.

Como resultado, el costo de asegurar fuentes de agua confiables continuará siendo un riesgo elevado para las compañías mineras en el futuro debido a regulaciones ambientales más estrictas, el rechazo de las comunidades locales y el agotamiento de los niveles de aguas superficiales y subterráneas.

Será necesario el desarrollo de nuevas tecnologías para reducir la intensidad del agua y aumentar la cantidad de agua reciclada utilizada para mantener los niveles de producción dentro de la industria, aunque afectará el período de tiempo para poner un proyecto en producción.

Los requisitos cada vez más rigurosos para aspectos tales como la disponibilidad de agua, la gestión y la construcción de presas de colas también contribuirán a mayores retrasos en los proyectos y requerirán que las compañías mineras tengan un perfil financiero más fuerte dada la volatilidad inherente en la industria, señala Moody’s.

Se espera que el cambio climático se convierta en otro factor que contribuya a elevar el riesgo debido a su influencia sobre las regulaciones ambientales y la contribución al agotamiento de los niveles de agua, agrega Moody’s.

Como resultado, es probable que los costos operativos y el gasto de capital aumenten a medida que las empresas se vuelven más eficientes con su uso del agua y gastan capital adicional al invertir en tecnología, como la desalinización, para asegurar fuentes confiables de agua sin interrumpir los recursos utilizados por las comunidades locales.

Con el creciente enfoque en el cambio climático, la sostenibilidad y el sentimiento de los inversores, la industria minera en general debe centrarse más en la transparencia, establecer objetivos para reducir la intensidad del agua y reconocer la necesidad de trabajar con todos los constituyentes, aconseja Moody’s.

Como ejemplo, la agencia se refirió a la expansión de la mina de cobre Cerro Verde, en Perú, con su compromiso de colaboración con los mandantes locales, incluida la provisión de agua potable y un programa de recolección y tratamiento de aguas residuales. Esto, dice Moody’s, benefició tanto a la empresa como a la comunidad local.

Comentarios

comments

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete al Boletín Minero

Únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias sobre la minería

Te has inscrito, revisa la confirmación en tu correo electrónico.