Minería en línea
El portal de la Minería

Los gigantes mineros están de vuelta y enfrentan una pregunta multimillonaria

0

Las grandes excavadoras surgieron a partir de 2017 con una salud descortés: BHP, Rio Tinto y la deuda neta combinada de Glencore han bajado a un tercio de donde terminaron en 2013.

El trío pronto tendrá que hacer algo más que elevar los pagos a los accionistas, pero una geología más dura y precios altos significa que, en lugar de hacer negocios, la próxima fase de crecimiento puede ser poco ortodoxa.

El sector minero fue picado por muchas de sus grandes inversiones. Pero después de tres años de cortes agresivos, los gigantes están de vuelta. Han arrojado tenencias marginales y minutos desperdiciados en cambios de turno.

BHP, Rio y Glencore ahora están generando flujo de efectivo libre a niveles vistos por última vez durante el apogeo del boom de las materias primas. BHP y Rio están ganando más de cinco veces más efectivo por año calendario que en 2015.

El apalancamiento de Glencore, medido por sus fondos de operaciones a la razón de deuda neta, ha mejorado del 25.6 por ciento en 2015 al 108 por ciento en 2017. Y Anglo American tiene la mitad de los activos que tenía hace cinco años, pero la producción y los márgenes fueron más altos en 2017 que 2012.

Eso podría significar, susurrarlo, un retorno al crecimiento.

Que es donde emerge el problema. Construir desde cero lleva más tiempo y es más costoso que nunca. Y una vez que se aplican los criterios de los grandes mineros (una vida útil prolongada, una región estable y un precio razonable), hay poco por ahí.

La sacudida hace unos siete años vio a muchos jugadores medianos absorbidos. Los precios de los productos básicos han mejorado, por lo que no hay vendedores reales forzados. El material fácil de alcanzar ha sido desenterrado. Los gobiernos son más espinosos también. Finalmente, el apetito insaciable de China introduce efectivamente un precio mínimo en casi cualquier trato.

First Quantum es un buen ejemplo. El minero de $ US12 mil millones ($ 15 mil millones) es un objetivo perenne, con la mina de cobre más grande que se ha encargado por años: Cobre Panamá. Sus cofundadores, Philip Pascall y Clive Newall, no son jóvenes. Pero tiene activos africanos que inquietan a los inversores. La compañía también ahora cotiza en una prima a sus pares más grandes.

El resultado es menos ofertas. Las operaciones mineras totalizaron US $ 96.800 millones durante el año pasado, sobre la base de 2.109 transacciones en su mayoría modestas, de acuerdo con Thomson Reuters Deals Intelligence. Eso se compara con $ US150 billones a $ US200 billones anualmente en la parte superior del ciclo.

Entonces, ¿dónde encontrar crecimiento ahora? Una alternativa es centrarse en la innovación para que las minas sean más productivas.

Otro está comprando participaciones de capital en compañías más allá del núcleo, en ingredientes de baterías, por ejemplo. Fuera de la esfera de los mineros diversificados, Newcrest Mining tomó el lunes una participación del 27 por ciento en Lundin Gold.

Una tercera opción es acercarse más a los gobiernos necesitados, como Chile. La estatal Codelco, el mayor productor de cobre del mundo, es un socio atractivo: tiene minas de larga duración pero producción plana y grandes requerimientos de inversión. Una empresa conjunta allí sería un premio digno para cualquier excavador.

Es un mundo diferente para los grandes mineros, y tendrán que extraer nuevas ideas para su próximo capítulo.

Con información de Reuters

Comentarios

comments

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete al Boletín Minero

Suscríbete al Boletín Minero

Únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias sobre la minería

Te has inscrito, revisa la confirmación en tu correo electrónico