Minería en línea
El portal de la Minería

La minería considera coyuntural el aumento de la demanda de carbón

0 10
La minería considera coyuntural el aumento de la demanda de carbón
Evalúa esta publicación

España.- Un balón de oxígeno, pero con una duración limitada», así describen responsables de las empresas mineras asturianas lo que ha supuesto para ellas el incremento de la demanda de carbón por parte de las eléctricas. Las compañías propietarias de centrales térmicas retomaron las compras a partir de octubre y noviembre, cuando la generación de este tipo ganó protagonismo en el ‘mix’ nacional. Sin embargo, hasta septiembre se abastecían prácticamente en su totalidad de mineral importado -excepto EdP que compra la producción de Hunosa-. Al no recurrir apenas al carbón autóctono, las empresas del sector llegaron a una situación crítica. La mayoría se vio obligada a regular a sus plantillas y algunas, incluso, entraron en concurso de acreedores, la última, la Compañía Minera Astur Leonesa la pasada semana.

La tendencia cambió en el último trimestre debido a una meteorología propicia, con menos lluvias y viento que de costumbre, lo que reduce el peso de la generación hidráulica y eólica, y también porque Francia comenzó a importar electricidad de España, después de su decisión de revisar 21 de sus 58 centrales nucleares. A estas necesidades extra de energía térmica se añadió otro factor, la escalada del precio del carbón internacional, que duplicó su cotización, haciendo más atractivo el autóctono. Ante este panorama, la demanda a las empresas mineras ha llegado a doblarse, pero las compañías del sector no cantan victoria, recuerdan que se venía de pedidos mínimos, por lo que el incremento no es tan alto en términos absolutos, y también que cuentan con poca capacidad de reacción ante encargos puntuales, porque la estructura de las sociedades se redujo enormemente para intentar sobrevivir. Además, critican que los pedidos se realizan mes a mes, sin dar a las empresas la posibilidad de organizarse, y con fuertes presiones para que los precios sean mucho menores que los que ofrece el mercado diario. Por todo ello, ven este aumento de la demanda como un hecho coyuntural que no permite ser demasiado optimista.

Tanto los problemas eléctricos de Francia como el buen tiempo son situaciones puntuales que han permitido a la minería salvar los muebles, pero no son factores que se vayan a alargar en el tiempo. En este sentido, el mercado de futuros apunta a un desplome de los precios de la electricidad en los próximos meses, lo que significaría un menor peso de la energía térmica en el ‘mix’ nacional, ya que la generación hidráulica y eólica es más barata. De los máximos que se están registrando en la actualidad, el mercado de derivados Omip planteaba ayer un coste de 60 euros por megavatio/hora (Mwh) en febrero, 47 en marzo y 38 en abril. «A menos de 47 euros la térmica empieza a tener problemas y con 38 ni entra», reconocían ayer desde las compañías mineras asturianas, que no terminan de ver la luz al final del túnel, incluso sin pensar en el 31 de diciembre de 2018, cuando la Unión Europea estableció el cese de la actividad en las explotaciones no rentables y la devolución de las ayudas recibidas para aquellas que quieran mantener la actividad.

Comentarios

comments

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.