Argentina.- La Cámara Argentina de Proveedores Mineros (CASEMI) sostiene que en lo que va del año las pymes que trabajan con la minería suman 3.500 despidos y suspensiones, con empresas paralizadas ante un contexto adverso que incluye apertura de importaciones, alza de los costos y una creciente carga impositiva, lo que impacta de lleno en la competitividad.

Si bien la Ley de Inversiones Mineras es la que rige las condiciones para desarrollar las inversiones en el país, allá por 2012, luego de un arduo debate, la resolución 13/2012 y su reglamentación 54/2102 dispusieron la obligatoriedad para las empresas mineras de crear un departamento de sustitución de importaciones y un plan de compras semestral para incluir la oferta local de proveedores.

En un comunicado, CASEMI asegura que en la práctica esa resolución se encuentra “congelada” y afirma que “ergo no interesan las pymes locales y se utilizan como estribillo de música ‘economías regionales’ o ‘Licencia social’ que no reflejan la realidad”. En ese sentido, fuentes consultadas por ámbito.com explicaron que “la Secretaría de Minería es la responsable de hacer cumplir lo establecido por la resolución 13/2012, pero si no fijan ese rumbo queda inactiva”.

Desde el sector minero explicaron que la Mesa de homologación y sustitución de importaciones que funcionaba en tiempos del gobierno anterior “tuvo efectos positivos” aunque también reconocen que “en algunos casos a las mineras se las obligaba a comprar a proveedores locales y eso tampoco está bien”. En las pymes proveedores explican que “lo importante es crear condiciones de competitividad que les permitan a las empresas pujar de igual a igual con los productos importados”.

CASEMI sostiene que “celebra el fuerte apoyo del Presidente de la Nación, Mauricio Macri, al sector Minero”, no obstante afirma que “vemos con gran preocupación la falta de políticas sectoriales concretas”.

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here