España.- ArcelorMittal en Sestao, Bizkaia, vuelve a producir acero. Menos que antes, solo los fines de semana, pero mantendrá 144 puestos de trabajo de los 355 de la plantilla. El resto están afectados por un ERTE, con jubilaciones parciales para los nacidos en los años 1955, 1956 y 1957. Unos 50 se quedarán en una bolsa de trabajo. La reapertura, fijada esta mañana para el 9 de septiembre, se ha demorado dos meses tras el apretado referéndum de la plantilla del pasado junio, cuando ganó el sí a la reapertura los fines de semana por 16 votos, 143 a favor contra 127 que votaron por el cierre definitivo.

La multinacional ha comunicado la decisión de reabrir tras una reunión con el comité de empresa “debido a que se cumplen las condiciones oportunas definidas en su plan de negocio para que la factoría pueda ser rentable a corto y medio plazo”. A partir de esta semana se iniciarán las labores de mantenimiento previas al arranque de la instalación, prevista para el día 9 de septiembre. En un comunicado, Arcelor valora el “esfuerzo que los trabajadores”, que han acabado por aceptar turnos de 12 horas en fines de semana, con el objetivo de aprovechar la tarifa eléctrica más barata, -el horno de la ACB es eléctrico- durante los sábados y domingos, y la reducción de plantilla.

El comité de empresa aprecia otro tipo de razones en la decisión final de la reapertura, como la recuperación del precio del acero, ya que la bobina de acero básica en el mercado europeo se paga ahora a unos 430 euros por tonelada, cuando el coste de fabricación en la acería de Sestao en enero de 2016 era de 387 euros por tonelada, cuando la tarifa eléctrica no era tan ajustada como va a serlo ahora.

1455886354_264732_1455904071_sumario_normal_recorte1

La ACB tiene más margen, ya que la mitad de sus pedidos son para fabricar aceros especiales de alto valor añadido, cuyo precio en el mercado es superior a los 900 euros por tonelada, con un margen de más de 200 euros de beneficio por bobina. “El tiempo ha corrido a favor de la multinacional en este caso”, han asegurado fuentes del comité de empresa, que esperan que el Gobierno vasco estime el esfuerzo que han realizado los trabajadores para mantener la actividad. Además, la empresa estaría en disposición de mejorar sus ingresos al optimizar el suelo que ocupa mediante alquileres y el traslado del centro de I+D de Zamudio (Bizkaia) a la planta de Sestao.

Ese hecho ha facilitado que ArcelorMittal considere ya a la acería de Sestao como “Planta dedicada a I+D”. Es decir, va a aportar recursos para investigar y desarrollar tanto productos nuevos de alto valor añadido como tecnología asociada a su proceso, pero además va a facilitar que Arcelor acceda a las ayudas concedidas por el Gobierno vasco. El ejecutivo autonómico se mostró dispuesto hace un mes a aportar entre 3,95 y 5,4 millones de euros si cumplía algunas condiciones. Sin embargo, el gabinete de Íñigo Urkullu no está muy de acuerdo con las decisiones de Arcelor. Y en cualquier caso debería concursar para lograrlas.

El País

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here