El portal de la Minería

Corporación Minera de Bolivia contrató a CAMC pese a que la firma estaba observada

0 6

Bolivia.- CAMC se adjudicó el contrato con la Corporación Minera de Bolivia (Comibol), en representación de la Gerencia Nacional de Recursos Evaporíticos (GNRE), pese a cuestionamientos que entonces ya pesaban en su contra.

El 13 de julio de 2015, fecha en que se adjudicó el proyecto, la firma atravesaba problemas por incumplimiento del cronograma en el Tramo I de la vía férrea Montero-Bulo Bulo y por el retraso en la entrega de las perforadoras a Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB).

Entonces, la Gerencia Nacional de Recursos Evaporíticos anunció que solicitaría información sobre los antecedentes de la empresa china en otros emprendimientos que realizaba en el país junto a otras instancias estatales. A principios de 2015, el matutino El Deber publicó que el proyecto millonario de construcción del ferrocarril Montero-Bulo Bulo, “para el cual se destinó 250 millones, avanzaba con tropiezos y sufría demoras en su ejecución”.

El 13 de mayo de 2015, responsables del Ministerio de Obras Públicas y Vivienda Social enviaron una nota al representante legal de CAMC en la que se le informa sobre la intención de rescindir contrato por “incumplimiento injustificado en la movilización de contrato de acuerdo al cronograma de ejecución” y por “negligencia reiterada en el cumplimiento de las especificaciones o de instrucciones escritas por el supervisor”, se lee en la misiva.

Dos meses después de enviado ese documento, el 13 de julio de 2015, la Comibol -entonces representada por Luis Alberto Echazú- firmó el contrato para la construcción de la Planta Industrial de Sales de Potasio.

La resolución de contrato con el Ministerio de Obras Públicas Servicios y Vivienda por la vía férrea ocurriría finalmente seis meses después, en diciembre de ese año a través de una carta notariada a Yingying Yao, representante legal de la compañía china en Bolivia. Fue esta misma persona la que firmó contrato con la Comibol por la puesta en marcha de la Planta Industrial de Sales de Potasio.

Al respecto, en esa oportunidad, el ministro de Minería y Metalurgia, César Navarro, evitó hablar sobre el tema, mientras que el actual presidente de la Corporación Minera de Bolivia, Marcelino Quispe, dijo que el tema sería evaluado, ya que todavía el contrato no se había suscrito aún para ese momento. Quispe en tono evasivo dijo que una comisión especial se pronunciaría al respecto.

Respecto a los tres equipos de perforación comprados por YPFB a CAMC, el 2 de diciembre de 2011, Página Siete dio a conocer irregularidades en la firma del contrato. En esa fecha, este medio alertó sobre la contratación irregular que YPFB había suscrito con la empresa china.

También ese año, expertos en hidrocarburos del país realizaron la cotización de equipos con las mismas características de las perforadoras chinas a una empresa fabricante de Estados Unidos, lo que evidenció que los equipos estadounidenses eran notoriamente más baratos que los cotizados por CAMC.

Por su parte, el actual gerente de la GNRE, Luis Alberto Echazú, afirmó que no tenía información sobre dichas observaciones. “(…) De San Buenaventura (…) me dijeron todo lo contrario, que está en fecha y que la planta (ingenio azucarero) estará en julio. No he podido recabar información de otros proyectos, pero en todo caso nosotros vamos a tomar todas las previsiones”, aseguró en su momento a la prensa.

Los siete contratos de CAMC

La firma china CAMC Engineering Co. suscribió siete contratos con oficinas estatales desde 2011. La empresa cobró protagonismo en febrero, luego de la denuncia de tráfico de influencias realizada por el periodista Carlos Valverde, que dio a conocer que Gabriela Zapata, exgerente comercial de la empresa, fuera por años pareja del presidente Evo Morales.

El primer contrato suscrito entre el Estado y CAMC se realizó en 2009. Fue por la compra de tres taladros para perforación petrolera, los mismos que, según denuncias, llegaron en mal estado y con retrasos al país. Luego, en 2012, la empresa suscribió un contrato para la construcción, montaje y puesta en marcha del Ingenio Azucarero San Buenaventura, en el norte de La Paz. La obra, que continúa en construcción, fue blanco de denuncias de malos tratos laborales.

En 2013, CAMC suscribió tres contratos con la Empresa Misicuni, por los paquetes 1,3 y 4 de la Fase 2 de la represa. Se ha cuestionado la contratación de la firma debido a supuestas irregularidades en la presentación de formularios y la falta de personal especializado.

En 2013 le fue adjudicado el Tramo I del ferrocarril Montero-Bulo Bulo; sin embargo, luego de constantes retrasos y llamadas de atención el contrato fue resuelto en 2015. Ese mismo año, pese a los antecedentes, se le adjudicó la construcción de la Planta de Sales de Potasio.

ejutv

Comentarios

comments

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.