Chile.- La nueva área de infraestructura del grupo CAP sigue aumentando su peso relativo al interior de la minera y siderúrgica. En especial su planta desalinizadora de agua de mar ubicada en Caldera.

Esto, porque según trascendió, la empresa presidida por Roberto de Andraca está estudiando ampliar esta unidad, pasando desde 370 litros por segundo de capacidad a unos 750, equivalentes a casi 300 millones de m3 de agua.

Esto sería todo un hito, porque esta planta fue concebida como de tipo modular, ya que tiene aprobada ambientalmente una producción de 600 litros por segundo, por lo que si la firma opta por duplicar su capacidad, tendría que volver a ingresar al Servicio de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA).

Según fuentes de la industria, llevar adelante un proyecto como este implicaría recursos que irían entre los US$ 35 millones y US$ 40 millones, lo que equivale a cerca de 10% del monto inicial que se invirtió, dado que las tuberías y otras infraestructuras ya están listas.

La planta abastece actualmente con agua a todas las faenas de CAP Minería en la zona de Copiapó y podría proveer a otros clientes mineros.

A través de diversos acueductos, la empresa entrega el recurso a sus faenas Cerro Negro Norte, Caldera, Planta Magnetita, Canal Mal Paso en Tierra Amarilla. En ellas tiene uso para procesos de concentración del mineral y como vehículo de transporte del mineral a través de los concentraductos.

Además, en Caldera el recurso es potabilizado por una empresa sanitaria y es distribuida a la población.

La falta del recurso hídrico en la zona sería el principal motivo para que CAP emprendiera este proyecto, el que tendría asegurada una alta rentabilidad, dado que la mayor parte de la inversión está hecha.

En la zona explican que hay actores tanto públicos como privados que estarían necesitando contar con parte de esta capacidad adicional y, de hecho, ya se estarían dando las primeras negociaciones con algunos actores.

Área de infraestructura

De los US$ 1.475 millones que tuvo de ingresos CAP en 2015, sólo US$ 82 millones fueron del área de infraestructura, que incluye la planta desalinizadora, la línea de transmisión eléctrica Tecnocap y el Puerto Las Losas. Aunque aún es un monto menor, equivalente solo a 5,6% del total, ésta área ha ido tomando fuerza desde que se creó, dado que tiene ingresos más estables que el negocio minero, afectado por los precios del hierro y el acero. De hecho, al medirlo en Ebitda, su importancia relativa sube a 19,2% al cierre de 2015.

El primer trimestre, esta área de negocios implicó ingresos por US$ 20 millones y el Ebitda llegó a US$ 12,4 millones. Dejó US$ 2,2 millones de utilidad en este período, similar a la que dejó el negocio del hierro, que fue de US$ 2 millones y superior a las pérdidas por casi US$ 6 millones del área siderúrgica.

Inversión inicial

La desalinizadora comenzó a operar en 2014 e implicó una inversión de US$ 395 millones, incluyendo dos acueductos, uno de 80 kilómetros y otro de 140 kilómetros.

La planta funciona bajo la tecnología de ósmosis inversa, con cinco procesos: captación de agua, pretratamiento, ósmosis inversa, remineralización y transporte del recurso.

En 2015 se produjeron 7,3 millones de metros cúbicos de agua desalinizada, según reportó CAP en sus resultados del cierre del año.

Diario Financiero

(Visited 2 times, 1 visits today)

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here