El año pasado fue positivo para Gran Colombia Gold, la empresa minera que tiene operaciones en Segovia, Nordeste antioqueño, y Marmato, en el Norte del departamento de Caldas.

En diálogo, Lombardo Paredes Arenas, director de la compañía, aseguró que las cifras cerraron en negro y de paso se logró reestructurar la deuda y convertirse en el primer productor del metal en el país.

Según el empresario la empresa logró extraer 116.857 onzas de oro, cifra mayor a la reportada por Mineros en su operación en Colombia (107.063 onzas). En el primer trimestre de este año la producción observó un aumento del 28 %, lo que augura un 2016 muy positivo.

¿Cómo fue la operación en Antioquia en 2015?

“En Antioquia subimos la producción de oro en un 18 % y extrajimos 92.894 onzas, este año el plan es llegar a 110.000 onzas”.

¿Cómo logrará esa meta?

“En primer lugar, la operación propia la estamos modernizando y mecanizando. En segundo lugar hemos articulado el trabajo con la pequeña minería, es decir con aquellos que eran mineros ilegales, que ahora son legales, y que nos aportan el 50 % del oro”.

Entonces, ¿cómo está conformada la planta de personal de la compañía?

“Tenemos unas mil personas vinculadas, unos por temporales y otros propios. La pequeña minería tiene 2.600 personas, lo que se refleja en el efecto multiplicador de la producción y en la economía del municipio de Segovia”.

Para nadie es misterio que en el Nordeste antioqueño persiste la minería ilegal, ¿cuál es su estimación de ese fenómeno?

“Tal vez es de dos o tres veces lo que tenemos formalizado. Para afrontar esa situación tenemos un programa que busca incorporar otras cuatro cooperativas, y tenemos una alianza con una organización no gubernamental (ONG) que obtuvo diez millones de dólares para capacitar a pequeños mineros y convencerlos de que se formalicen”.

¿Cree que un día se formalice toda la minería ilegal?

“Esa es una tarea de todos. Yo tengo un plan de ayudar con maquinaria a los pequeños mineros, pero ahora no estoy en capacidad de hacerlo.
Quiero replicar una experiencia que hicimos en Venezuela, con la que básicamente se les financiaba a los pequeños la maquinaria y se les descontaba de la producción. Quiero llegar a eso e incorporar unas 90 minas ilegales que tenemos, algunas de ellas que producen 600 onzas al mes”.

¿Cuánto invierte en el plan de modernización y cuándo termina?

“El plan es de cinco años, lo empezamos en 2014 y va hasta el 2019. Contemplamos recursos por cien millones de dólares, pero por múltiples razones se redujo a la mitad. Hoy lo que tenemos pendiente es el montaje de una planta que compramos barata en Nicaragua, por lo que esperamos una mejora en el precio internacional del oro para aprovecharla la máximo”.

¿Cómo se mantendrá el nivel de producción?

“Eso requiere exploración. El plan que tenemos en ejecución nos implica diez mil metros en perforaciones este año y seguiremos con la mecanización de la mina Providencia para llegar hasta el nivel quince. En El Silencio estamos haciendo otras adecuaciones y queremos llegar a una zona virgen, el nivel 26. Recuerde que esa mina se inundó y ya está desaguada. Queremos extraer en 2019 unas 150 mil onzas de oro”.

¿Qué le preocupa a Gran Colombia Gold?

“Los impuestos. Hay que rebajarlos, nadie va a invertir si tiene que dejarle el 70 % de lo que se gana al Gobierno. Hay que hacer que las reglas de juego sean firmes. Y la seguridad es un factor que no se puede perder de vista. En Segovia el tema está bajo control, pero no sabemos cuánto tiempo puede durar en ese estado”.

El Colombiano

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here