Colombia.- Durante la primera jornada del congreso de la Asociación Colombiana de Minería (ACM), la viceministra de Minas, María Isabel Ulloa, expuso las líneas de trabajo del plan que incorpora tareas específicas para cada uno de los minerales que las empresas buscan y explotan en el país.

El documento no establece metas cuantitativas o volúmenes de producción, pero sí bases que buscan hacer de la industria minera una actividad organizada, legítima, incluyente y competitiva.

“Le estamos dando un mapa de navegación al sector que le apuesta a sentar bases sólidas para asegurar un crecimiento estable y robusto en todas las estructuras. Los retos del entorno nos obligan a transformarnos y actuar coordinadamente, desde el Estado, las comunidades y las empresas”, comentó la funcionaria.

Entre los aspectos centrales de esta política figuran la seguridad jurídica (marco legal claro y estable para el sector), que se permita un eficiente desarrollo de la industria, y condiciones competitivas que garanticen extraer minerales y obtener impuestos, regalías y generar empleo. También se plantea la confianza legítima, la relación de mutua confianza entre Gobierno, sector productivo y comunidades mineras.

CAE REPUTACIÓN DE EMPRESAS MINERAS

Según los resultados de la Brújula Minera 2016, presentados en el Congreso Nacional de Minería de la Asociación Nacional de Minería (ACM), la imagen de las compañías del sector, frente a las comunidades, está en su nivel más bajo de los últimos años.

La favorabilidad de las compañías mineras se ubicó en el 34 %, aunque paralelamente se observa una tendencia positiva en la opinión que tienen las autoridades de Gobierno frente a la comunicación y cumplimiento de las reglas por parte de las compañías.

El mismo estudio, realizado por el Centro Nacional de Consultoría y Jaime Arteaga y Asociados, demuestra que el 36 % de los directivos reconoce que se ha retrocedido en la generación de confianza con las comunidades.

“La comunicación con las comunidades debe ser primordial para las empresas mineras, sin ésta, no se logran construir conversaciones abiertas que permiten generar confianza en los habitantes de los municipios en donde se opera” opina Jaime Arteaga de JA&A, director del estudio.

Un dato positivo es que existe una mayor satisfacción entre las autoridades de Gobierno frente a dos áreas vitales para el sector: la comunicación entre empresas mineras y el Gobierno, y el cumplimiento de las normas por parte de las empresas mineras.

“Este tipo de resultados muestra que, así como la falta de acción deteriora la reputación de las empresas mineras ante las comunidades, cuando se trabaja de manera comprometida, se puede lograr el reconocimiento ante grupos de interés tan importantes como las autoridades de gobierno” puntualizó el director de la Brújula Minera.

El Colombiano

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here