El fantasma de la quiebra se posó sobre las cabezas de muchas empresas dedicadas a la extracción de materias primas. Y mientras la cotización de los minerales no repunte, la amenaza del cierre sigue patente en faenas a lo largo del país, pero en algunas de ellas el temor se concretó.
cobre 2

Desde el 2014, cuando el precio de los commodities comenzó a decaer, casi una veintena de productores de cobre, hierro y carbón tuvieron que cerrar sus puertas.

De acuerdo a información entregada por la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento, son 18 las compañías dedicadas a la explotación de minas y canteras, que se acercaron por encontrarse en una delicada situación financiera.

Desde esa fecha, siete empresas se acogieron a quiebra (ley antigua), entre las que están Cerro Dominador -ligada a la familia Callejas- o Vallenar Iron, que antes de la insolvencia estuvo en manos de Leonardo Farkas y socios australianos.

Otra de las afectadas es la también productora de hierro Iron Castle Mining, que sólo en 2013 había inaugurado una planta de beneficio en las cercanías de Copiapó, en la que invirtió US$ 8 millones. Sólo un año después fue declarada como fallida.

Seis de estos procesos siguen vigentes y sólo uno está terminado.

Otras nueve firmas están en proceso de liquidación (ley nueva). Acá también aparecen compañías dedicadas a la explotación de cobre y hierro, pero también de carbón, energético que también ha sufrido por la brusca caída en el precio.

Tal es el caso de SW Curanilahue, compañía que en 2008 fue creada por los empresarios Paul Fontaine y Rodrigo Danús, y estaba destinada a la explotación de minas de carbón en la Región del Biobío.

La sociedad también estaba conformada, según consta en el registro de comercio, por el conductor de televisión Rafael Araneda, además de Claudio Cordero y Jorge Lesser.

Años después, de acuerdo a declaraciones a prensa de Danús, la compañía cambió de dueños. El año pasado se declaró el proceso de liquidación de la empresa y trabajadores protestaron al interior de la mina Santa Ana de Curanilahue, situación en la que intermedió el Ministerio de Minería.

Este activo salió a remate, con un mínimo de $ 500 millones, pero la liquidación fue declarada desierta por falta de oferentes.

La productora de hierro de capitales extranjeros Essex Holdings también está en proceso de liquidación. Su operación estaba en Chañaral.

Mineras en reorganización

La nueva ley de liquidación de empresas contempla el procedimiento concursal de reorganización, que consiste en un procedimiento judicial, que tiene por finalidad la reestructuración de los pasivos y activos de la deudora, cuando ésta es viable.

Este es el caso de dos compañías de la mediana minería: Hierro Tal Tal y la productora de cobre de la Cuarta Región, Linderos.

De acuerdo a cifras entregadas en su momento por la Subsecretaría de Minería, en base a una muestra de diez compañías calificadas como medianas mineras, el cash cost promedio de esta categoría es de US$ 2,59 por libra, lo que es superior al precio actual del metal rojo.

“MANO DE OBRA CALIFICADA SE MANTIENE RELATIVAMENTE ALTA”

El derrumbe en la cotización del precio del cobre trajo consigo una disminución en los costos de la industria, aunque no de manera inmediata.

El presidente de Pucobre, Juan Hurtado, comentó en la carta a los accionistas de la minera que la caída en el precio de los metales ha tenido un fuerte impacto en la rentabilidad de la industria, pese a los esfuerzos por mejorar la productividad y bajar los costos.

“La baja de los costos se ha visto beneficiada por menores precios de algunos insumos mineros, como el petróleo y energía, pero otros se mantienen relativamente altos como son: equipos, repuestos, servicios de terceros, ácido sulfúrico y mano de obra calificada”, señaló el empresario.

En la misiva también detalló que la compañía formuló en 2015 un plan estratégico con miras a 2018 “aumentando el énfasis en mejorar nuestra eficiencia y productividad, realizando un trabajo con pasión por la excelencia”.

Con respecto a los proyectos y prospectos mineros, siguen trabajando en la evaluación técnica y económica de sus principales iniciativas: El Espino, en la región de Coquimbo y Tovaku, en asociación con Codelco.
En 2015, la cuprera aumentó sus ventas de cobre 3%, en parte por mejores leyes de alimentación y recuperación en la planta San José.

“A pesar de esta mayor producción de cobre fino, pero principalmente debido a la baja en su precio, nuestros ingresos por ventas bajaron un 22% durante el 2015. La utilidad de Pucobre durante el 2015 fue de US$ 12,5 millones”, dijo.

El Financiero

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here