El portal de la Minería

Opina minera canadiense que estructura ejidal mexicana brinda claridad

0 5

La estructura ejidal en México ayuda mucho a los proyectos mineros canadienses porque ofrece claridad en las obligaciones y responsabilidades, afirmó Andrés Recalde, director de relaciones gubernamentales de la minera canadiense Torex Gold.

Torex tiene dos proyectos mineros en el sureño estado mexicano de Guerrero: la minera en construcción El Limón-Guajes y la minera Media Luna, en avanzada etapa de exploración de oro. Ambas se encuentran en una propiedad de 29 mil hectáreas.

“Con el ejido hay una claridad de las decisiones del gobierno y del ejido”, dijo Recalde a Notimex.

Entrevistado en el marco del seminario “Mine Latin America”, realizado este martes por el “tink tank” para la minería On the Ground, destacó los beneficios de la estructura ejidal, “que no existe en Perú ni en República Dominicana”.

“El éxito del proyecto que tenemos en Guerrero se lo debemos a los revolucionarios Emiliano Zapata y Francisco Villa, porque ellos establecieron un modelo de tenencia de la tierra que da claridad legal para que todos los ejidos sepan sus obligaciones y derechos sobre la tierra”, puntualizó.

Andrés Recalde, quien asesora a Torex sobre cómo presentar sus proyectos en comunidades de América Latina, ahondó que ni en Perú ni en República Dominicana existe una de delimitación clara, lo que ha ocasionado conflictos.

Apuntó que “en cambio, en México es muy claro, los ejidatarios no pueden vender la tierra sólo pueden arrendarla, y para las mineras canadienses es una ventaja que en México haya una visión de tenencia de la tierra clara, eso es una gran ayuda”.

En su presentación habló de las responsabilidades sociales de las mineras canadienses con proyectos en Latinoamérica.

El éxito de un proyecto minero canadiense en un territorio de México, Perú o Colombia radica en su capacidad de explicar sus expectativas a las autoridades locales y a las comunidades, expresó.

Recalde dijo que la compañía debe tener un diálogo constante con las comunidades, tener un equipo preparado para esa comunicación constante, que incluso hablen su idioma, en el mejor de los casos.

“Alrededor de un proyecto minero hay muchos grupos sociales y muchas necesidades, por lo que la desarrolladora extranjera debe tener una metodología de aproximación, escuchar a los locatarios y definir proyectos y expectativas”, agregó.

Si hay la expectativa de crear una escuela, hay que tener claro qué se necesita para ello y en cuánto tiempo se puede realizar, ejemplificó.

“Se debe establecer un bien común en conjunto con la empresa, el gobierno y la comunidad”, recomendó.

Por su parte, Jane Duncan, de la consultora Norton Rose Fulbright Canada, y copresidenta de este seminario, explicó a Notimex que este tipo de reuniones es importante para explicar a las mineras canadienses cómo son las operaciones en los diferentes países de la zona.

Sostuvo que sigue existiendo un profundo interés de las mineras canadienses por invertir en Latinoamérica, “donde hay un gran potencial”.

Norton Rose Fulbright Canada provee de servicios legales a las compañías con operaciones en todo el mundo. Cuenta con tres mil 800 abogados en más de 50 ciudades de Europa, Estados Unidos, Canadá, Latinoamérica, Asia, Australia y Africa.

“Estamos muy activos en México y tenemos oficinas en Colombia, Venezuela y Brasil. Hay un gran interés de las compañías canadienses de desarrollar proyectos en Latinoamérica”, puntualizó.

Duncan afirmó que “el modelo legal canadiense en minería es muy seguro para las empresas mineras”.

NTX

Comentarios

comments

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.