Igual que la quiebra de Lehman Brothers se convirtió en el paradigma de los problemas bancarios, Glencore puede convertirse en la foto que certifique el hundimiento de las materias primas. De momento, su desplome bursátil se ha controlado hoy, pero la incertidumbre continúa. El fondo soberano de Qatar, el gran damnificado de la debacle en bolsa de Glencore.

Así, Glencore podría enfrentar a un “momento casi como el de Lehman”, donde los rumores sobre la viabilidad de la empresa están hundiendo el valor ante la falta de información ofrecida, según el CEO de Legal & General Group (L&G), Nigel Wilson.

“Hay mucho ruido y no hay suficientes señales. Esta falta de información provoca una gran incertidumbre en Glencore, que podría tener un efecto contagio masivo en todo el mundo”, añade Wilson. L&G tiene un 0,28% del capital del bróker de materias primas.

Frenar la hemorragia

Las acciones de Glencore se están disparando cerca del 10% hoy en Londres después de hundirse un 29% ayer. La compañía ha perdido tres cuartas partes de su valor este año ante las preocupaciones de los inversores, que dudan de la eficacia de sus planes de reducción de deuda. En las últimas semanas, el CEO Ivan Glasenberg ha anunciado diversos planes, comprado acciones y eliminado dividendos en un intento de recuperar la confianza y mejorar el balance de la compañía.

Wilson, sin embargo, cree que Glasenberg necesita hablar directamente a analistas e inversores “sobre el futuro positivo de Glencore”. Esta visión es compartida por los analistas de Jefferies, quienes en un informe aseguran que Glencore debe actuar “para frenar la hemorragia ya”, dado que los inversores creen que las mineras, muy endeudadas, podrían perder todo su valor si no se recuperan los precios de las materias primas.

“La gente huele la sangre, y están rodeando (a Glencore)”, explica Clive Burstow, de Baring Asset Management. “El mercado busca a alguien a quien poner a prueba y Glencore está en el punto de mira añade”.

Los expertos no ven muchas explicaciones al desplome de ayer, más allá del informe de Investec que cuestionaba su elevado endeudamiento y la debilidad en los precios de los metales. Más allá, los sospechosos habituales: China y el consiguiente hundimiento de los precios de las materias primas en todo el mundo.

Una estrella hasta hace un año

“Todas las mineras, incluida Glencore, han roto casi todas las normas de los libros de minería en los últimos diez años, incluidas las que se incluyen en la sagradas escrituras sobre deuda”, explica Peter Major, analista en Cadiz Corporate Solutions. “Ahora casi todos ellos están pagando el precio”.

En sus máximos de 2014, Glencore llegó a valer más de 85.000 millones de dólares tras la absorción de la minera Xstrata, la mayor exportadora del mundo de carbón, en una operación de 29.000 millones de dólares, consumada íntegramente mediante un intercambio de acciones.

Hace apenas un año, en agosto de 2014, Glasenberg hizo un intento de compra de Rio Tinto, la segunda mayor minera del mundo, aunque su oferta fue rechazada. Hoy, Rio Tinto vale en bolsa alrededor de 60.000 millones de dólares, cuatro veces más de lo que vale hoy en bolsa Glencore.

180.000 empleados

Glencore, con sede en Suiza, opera con todo tipo de materias primas, desde trigo a petróleo, pasando por el cobalto. Es el mayor exportador del mundo de carbón para centrales, y posee más de 30 minas en Australia, Colombia y Sudáfrica. Además, está en el top 3 de exportadores agrícolas en Rusia, la UE, Canadá y Australia. En total, es un gigante que controla más de 150 activos mineros, metalúrgicos, petroleros y agrícolas con una plantilla de 180.000 personas.

Glasenberg, que empezó como operador de carbón, lleva más de 30 años en el negocio del comercio de materias primas. Empezó en 19984 en Marc Rich & Co, y fue uno de los directivos que se hizo con la compañía en 1994, operación de la que surgió Glencore. Gracias a la salida a bolsa en 2011, se convirtió en multimillonario, con una fortuna que rondaba los 10.000 millones de dólares.

Los rivales de Glencore, mineras más tradicionales, tampoco se han ido de rositas. BHP Billiton, la mayor del mundo, ha caído un 26% este año, mientras que Rio Tinto lo ha hecho un 30%. Anglo American, que como Glencore está muy endeudada, se desplomado un 53%, y el índice de mineras de Bloomberg ha perdido un 32% este año.

“Son tiempos duros para el sector. Glencore y las otras mineras van a tener dificultados hasta finales de año”, apuesta John Meyer, analista del sector en SP Angel Corporate Finance.

BLOOMBERG

(Visited 1 times, 1 visits today)

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here