La “economía de guerra” en Codelco anunciada por su presidente ejecutivo, Nelson Pizarro, está dejando sus primeros damnificados: personeros de la alta gerencia y trabajadores contratistas.

La concreción de los despidos era inminente y su primer paso se dio en Salvador, división que genera pérdidas para la estatal. La compañía informó que redujo de 14 a siete los ejecutivos “rol E” en esta mina, enmarcado en su plan de optimización de costos.

Esta disminución se hace a partir de las fusiones de las actuales gerencias de Minas y de Servicios con Plantas y Proyectos, respectivamente; la eliminación de la gerencia de Sustentabilidad, Asuntos Externos y Seguridad, quedando Seguridad y Sustentabilidad como direcciones focalizadas en sus temas.

También, los cargos ejecutivos de la Consejería Jurídica y Auditoría serán eliminados, ya que los requerimientos locales de esos ámbitos serán canalizados a nivel central.

Sobre este anuncio, el gerente general de División Salvador, Juan Carlos Avendaño, enfatizó que “la determinación de refundar Salvador exige una mirada crítica de todo lo que estamos haciendo”.

Algunas fuentes hacen la salvedad que al menos un gerente de un cargo eliminado fue pasado a “rol A” -profesionales y supervisores- por lo que se mantendría en la división. Otro ejecutivo de un puesto eliminado, dicen, ya se había trasladado a Radomiro Tomic.

De todas formas, la oficialización de los despidos en Salvador sería el comienzo, puesto que conocedores de la interna de Codelco comentan que se busca recortar 10%, al menos, el personal rol E.

Según la memoria de la compañía, a diciembre de 2014 existían 300 ejecutivos, mientras que en 2010 era de 188. No obstante, fuentes sindicales comentaron que durante 2015 los ejecutivos ya llegaban a 380 aproximadamente, por lo que los despidos en la alta gerencia rondarían entre 30 a 40 ejecutivos.

Otras fuentes, en tanto, indicaban que el recorte de ejecutivos sería “más cercano al 20%”. De manera oficial, Codelco declinó hacer comentarios.

Conocedores del proceso señalan que Nelson Pizarro busca dar una señal a la organización, puesto que el ahorro en sueldos sería mínimo respecto a los costos globales de la minera. Pero esto iría en la línea de eficientar la estructura de la empresa, ya que “muchos ejecutivos no se sabe bien lo que hacen”, según han comentado cercanos a la empresa.

Recorte de contratistas

Las desvinculaciones no terminarán en los ejecutivos, sino que también habrá en los subcontratados, producto del término de contrato con compañías proveedoras de servicios.

Fuentes conocedoras del proceso calculan en unos 3,000 los contratistas que dejarán la estatal en los próximos días o semanas, considerando el área de proyectos y operaciones.

En Salvador mismo se terminó con contratos de tres empresas, internalizando unos 340 empleados, como señaló el lunes El Mercurio de Calama.

“Ese análisis surge la necesidad de internalizar trabajadores en aquellas operaciones esenciales del negocio y concluir aquellos contratos que impactan directamente los costos de producción”, comentó Avendaño.

La estatal ya había finalizado el contrato con la compañía francesa Constructora de Túneles Mineros en Nuevo Nivel Mina El Teniente, siendo que el vínculo era hasta el 2019. Desde el mundo sindical contabilizan en cerca de 1.000 los trabajadores afectados.

Una fuente indica que la decisión se tomó debido al retraso que enfrenta este proyecto y, aunque quedaban cuatro años de contrato, “era mejor pagar la indemnización correspondiente por término anticipado que mantener el acuerdo más tiempo”.

Diario Fiannciero

(Visited 1 times, 1 visits today)

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here