Las materias primas subieron por primera vez en cuatro semanas apoyadas en la debilidad del dólar y la fortaleza del sector de la energía, las cuales ayudaron a compensar la debilidad del sector agrícola.

No obstante, la convicción del mercado sigue siendo baja y las principales materias primas, como el oro y el petróleo siguen estancadas operando en rango, mientras que los metales industriales, un barómetro clave del crecimiento mundial así como en China, continúan estancados en los mínimos de varios años.

El gas natural repuntó de forma considerable ya que el calor en las ciudades del Este de los Estados Unidos impulso la demanda de los generadores utilizados en los aires acondicionados. Sin embargo, el exceso cada vez mayor de gas natural almacenado bajo tierra puede limitar el potencial alcista en los próximos meses.

La demanda de gasolina en los Estados Unidos sigue siendo importante, y en esta temporada automovilística se han recorrido más kilómetros, ya que más personas están retornando al mercado laboral y, por ende, el coste del combustible bajó.

Las refinerías están trabajando a una velocidad récord con el fin de sacar una mayor ventaja de unos márgenes muy rentables. Estos acontecimientos siguen propulsando al crudo, en particular el pasado miércoles.

Entre tanta especulación sobre el impacto del “El Niño”, el cual podría ser el peor desde finales de los 1990, aún no ha desencadenado ninguna reacción por parte de las materias primas alimenticias. La amplia oferta mundial de materias primas, desde trigo hasta azúcar y arroz, debería ayudar a reducir el impacto de posibles dificultades más adelante este año.

En la última semana el azúcar alcanzó el mínimo de seis años y medio en 11.6 libras, muy lejos del máximo récord de 36 dólares alcanzado en 2011. Hasta el momento, la caída de los precios no se vio acompañada por una reducción en la oferta, con informes que anuncian el buen comienzo de la cosecha de caña de azúcar en Brasil así como buenas perspectivas de cosecha en Tailandia e India.

Por el lado de la oferta, las últimas perspectivas de oferta y demanda del gobierno de Estados Unidos destacaban un amplio nivel de abastecimiento para el año próximo. Los inventarios mundiales de trigo se revisaron al alza. Como consecuencia, el trigo de la Chicago Board of Trade regresó la mitad de las recientes ganancias, mientras que el trigo de París también se revirtió a la baja.

El petróleo ¿supeditado a la OPEP o Estados Unidos?

La reciente reunión de la OPEP en Viena volvió a generar dudas en el mercado del crudo, ya que el cartel mantuvo los objetivos de producción mientras continúa aumentando la producción a un nivel muy superior.

El impacto en el mercado de esta sobreproducción estimada en un millón de barriles al día por la Administración de Información Energética (EIA) en su último informe durante la segunda mitad de 2015, hasta el momento se ha visto compensado por la caída de los inventarios de Estados Unidos y los signos de que la producción de petróleo de esquistos bituminosos ha comenzado a ralentizarse.

La EIA también declaró en su informe mensual de perforación que la producción de petróleo de esquistos bituminosos se ralentizará en 91,000 barriles al día durante el mes de julio.

En el informe también se prevé que la producción del país norteamericano caiga en 2016 por primera vez en ocho años. Mientras que el crecimiento mundial de la demanda se mantiene sorprendentemente fuerte, la oferta (incluida la de la OPEC) subió aún más rápido, lo que hace preguntarse sobre la posibilidad de mayores ganancias en los próximos meses.

La demanda de las refinerías de Estados Unidos se sigue manteniendo fuerte, pero se espera que comience a desacelerarse en un mes, cuando la demanda pico de los conductores estadounidenses empiece a decaer. Ahí se probaría la solidez de la recuperación de los últimos meses.

El precio del WTI ha demostrado ser resistente, manteniéndose a pesar de la presión de venta por parte de los inversores de productos negociados en bolsa y los fondos de cobertura, los cuales han estado reduciendo lo que eran elevadas apuestas alcistas a comienzos de mayo.

En el corto plazo, el precio del crudo WTI parece que se mentendrá en torno a 60 dólares el barril. El potencial alcista parece limitado si consideramos el riesgo que puede desencadenar un repunte de la producción estadounidense y el potencial bajista por ahora debería estar protegido por el continuo enfoque en las reducciones de inventarios en el país.

Los inversionistas evitan el oro, estancado dentro del rango

Los metales preciosos operaron de forma estable durante la semana luego de tres semanas de debilidad. El oro se pasó la última semana recuperándose después de caer a mínimos de tres meses, impactado por los sólidos datos de empleo en Estados Unidos.

Cuándo ocurrirá la primera subida de tasas de Estados Unidos desde el año 2006 sigue frenando a los metales preciosos, especialmente al oro, el cual se ha mantenido en la parte más baja del rango de los últimos cuatro meses.

La frustración cada vez mayor de los inversionistas porque el oro se haya mantenido dentro del rango tuvo como consecuencia una gran caída de la demanda de productos negociados en bolsa. El SPDR Gold Trust, que representa 44% de todas las inversiones en ETPs de oro, ha visto cómo las tenencias cayeron al nivel mínimo desde el comienzo de la crisis financiera en septiembre de 2008.

En términos generales, la demanda física sigue siendo débil, incluso la demanda por parte de China, donde los especuladores actualmente se esfuerzan por mantenerse en la fenomenal recuperación del mercado de valores que está teniendo lugar desde el mes de enero. Dependiendo de qué índice se sigue, los retornos en lo que va del año a la fecha se encuentran entre 65 y 140% y todas las acciones en el Índice Shanghái Shenzhen CSI 300 actualmente operan por encima de su media móvil de 200 días.

Una recuperación de esta magnitud en estos tiempos de ralentización económica no tiene mucho sentido para los observadores externos y hablan del crecimiento de la burbuja (y el posible riesgo de que esta explote). Si esto sucede y cuando suceda, el oro probablemente atraiga una renovada demanda.

El hecho de no poder llegar a un acuerdo con Grecia (y el riesgo de una salida de Grecia o default, como consecuencia) ha brindado al metal dorado cierto soporte esporádico durante las últimas semanas y meses. Sin embargo, hasta que no se aclare cuál será la dirección de las tasas de interés de Estados Unidos el potencial alcista del oro parece limitado en el corto plazo.

En varias ocasiones desde el pasado mes de octubre la debilidad del precio del oro cerca de los 1.150 dólares por onza atrajo un interés renovado. Dado el deslucido rendimiento lateral, sería bueno para el metal probar sus límites pronto, ya que sin lugar a dudas le ayudará a atraer un mayor interés.

El Economista

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here