Las reservas mundiales de materias primas están muy lejos de agotarse y la minería tiene un importante futuro, aunque depende, en gran medida, del avance que se produzca en la tecnología del sector y de que haya un importante cambio en la imagen pública de esta industria. Representantes de cuatro grandes compañías mineras mundiales coincidieron ayer en Gijón, durante la primera jornada del Congreso Internacional de Minería, Energía y Metalurgia, que se celebra hasta mañana en el recinto Luis Adaro, de la Feria de Muestras de Asturias. Los cuatro, con importantes inversiones en todo el mundo, apostaron por el futuro de la minería.

La mesa redonda sobre ‘Situación mundial de la minería, posibilidades de crecimiento en España y Sudamérica’, fue moderada por el director general de Minas y Energía del Principado en funciones, Isaac Pola, y en la misma participaron Roque Benavides Ganoza, presidente del grupo peruano Buenaventura; Daniella Dimitrov, presidenta de Orvana Minerals Corporation; Javier Velarde, gerente general de Yanacocha y Newmont Perú y Alfonso Martínez, director de Explotación del Grupo México. Entre las cuatro compañías, con implantación en Norteamérica y Sudamérica, dan empleo a más de cien mil personas.

A las grandes multinacionales de la minería les preocupa la imagen negativa que tiene el sector y abogan por hacer los máximos esfuerzos para dar un giro a la situación. Roque Benavides, responsables del grupo Buenaventura, que cuenta con ocho minas en Perú, seis de ellas subterráneas, y 30.000 empleos entre sus industrias y las participadas, cree que «el futuro está en la minería responsable que cuide y respete el medioambiente, respete las leyes e integre a las comunidades de vecinos para lo que «es imprescindible que los estados participen con nosotros en lograrlo».

Para Javier Velarde, uno de los máximos responsables de la empresa norteamericana Newmont, que tiene 30.000 empleados y es el segundo productor mundial de oro, con minas en Gana, Nueva Zelanda, Australia, Indonesia, Perú , Estados Unidos y Surinan, «los mineros somos buenos haciendo minas, pero malos en el terreno de la comunicación y tenemos mucho que aprender». Según explicó, «los grupos opuestos a la minería (los ecologistas) tienen bastante más credibilidad que las empresas y algo debemos estar haciendo mal, especialmente en este mundo en que las noticias se transmiten en unos segundos por todo el mundo».

Para Daniella Dimitrov «necesitamos enlazar con la comunidad y comunicar» y lo mismo opina Alfonso Martínez. El trabajo realizado en este terreno por la multinacional Dupont en Asturias puede ser el espejo para el sector minero, según se apuntó desde el público.

Sobre el futuro de la minería todos se mostraron optimistas. «Decir que se acabaron las reservas de minerales no tiene sentido -señalaron- porque el avance de la tecnología supondrá la garantía del futuro. Roque Benavides abundó en que «todos los yacimientos que tenemos en Perú son de superficie, así que el potencial interior, gracias al empleo de las nuevas tecnologías, es muy grande, incluso en el mar».

El Comercio

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here