El ministro de Minería, César Navarro, afirmó ayer que la Empresa Minera Huanuni no recibirá ningún tipo de subvención del Estado y que en los próximos tres meses los salarios de los trabajadores -que en algunos casos llegan hasta 45 mil bolivianos- serán ajustados en función de la productividad de la empresa. No deberán superar los 25 mil bolivianos.

La autoridad remarcó que este conjunto de decisiones se asumieron junto con los mineros de la empresa.

“No habrá ningún despido. Se decidió, con los trabajadores, que no habrá privilegios y que se tendrá un tope (salarial) máximo entre 20 y 25 mil bolivianos. En los próximos tres meses tenemos que discutir una nueva escala salarial que tenga que ver con la producción, productividad y las cotizaciones (…) Ganarán en función de la productividad y en la medida en que se incremente la cotización”, dijo Navarro a Patria Nueva.

Esta declaración se dio tras el anuncio del gerente general de Huanuni, Gustavo Choque, en sentido de que la empresa reducirá su personal de 4.115 a 3.500 mineros hasta fin de año, con el objetivo de ahorrar 1,2 millones de dólares al mes. Esto con el objetivo de afrontar la caída del precio internacional del estaño.

En los últimos meses, el precio del mineral alcanzó sus niveles más bajos desde la nacionalización de Huanuni, en 2006. El 30 de abril el estaño se llegó a cotizar 7,27 dólares la libra fina.

Navarro afirmó que, en acuerdo con los mineros, se decidió “analizar la composición y el comportamiento de los ingresos que generó una deformación en los salarios de los trabajadores, tanto de interior mina como de superficie”.

“Si seguimos en esa lógica corremos el riesgo de que no se esté pensando en los derechos (de los trabajadores) y se esté generando un efecto negativo en la actividad productiva (de la empresa)”, advirtió Navarro.

Remarcó que junto a esos ajustes salariales también se está planteando incrementar la producción con nuevas reservas, garantizando estructuras e inversión en equipo y maquinaria.
Y junto al ajuste de salarios también se analiza la jubilación de al menos 564 mineros, de los cuales el 70%, aproximadamente, no cuenta con los aportes suficientes a los fondos de pensiones.
Al respecto Navarro informó que se trabaja en una ley que permita a esos mineros alcanzar un promedio de 11 años de aportes.

“Algunos tienen entre ocho y nueve años de aportes. El promedio podría oscilar entre nueve y once años, posiblemente. Se hará una evaluación”, dijo.

Admitió que el Estado cubrirá la diferencia para alcanzar ese promedio de aportes, pero no precisó el monto de dinero que se necesitará.

Analista en minería
Huanuni precisa una reingeniería

La situación de Huanuni es crítica. Es bueno saber que el Gobierno y los trabajadores mineros trabajan con mayor decisión para alcanzar un alivio a la empresa, que está prácticamente en una quiebra técnica.

Pero, no debemos engañarnos con el verdadero alcance de estas medidas, como el ajuste salarial y la jubilación de una parte de los trabajadores; la empresa necesita un plan integral de reestructuración empresarial, una reingeniería, algo que aún no se vislumbra.

Un ajuste salarial en función de la productividad y de los ingresos las empresa, que ahora no son los mejores por la caída de los precios de los minerales, es una decisión razonable y ojalá en adelante se mantenga esa política salarial.

La jubilación de una parte de los trabajadores es otra medida sin duda necesaria, pero tengo dudas sobre si es suficiente, porque la cantidad de supernumerarios que tiene Huanuni es muy alta. Antes de la nacionalización contaba con 800 trabajadores y de la noche a la mañana llegó a alrededor de 5.000. Es un alivio parcial, un parche insuficiente.

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here