El Ministerio de Minería, sobre la base de información proporcionada por el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin), informó los resultados de las inspecciones estructurales realizadas caso a caso en los depósitos de relaves de mayor importancia de acuerdo con su tamaño y cercanía de centros urbanos, tras el sistema frontal que afectó al norte de Chile el pasado 24 y 25 de marzo.

Tras la inspección llevada a cabo por el Sernageomin, a través de sus direcciones regionales de Antofagasta, Atacama y Coquimbo, la autoridad constató “el normal funcionamiento de tranques y embalses que estuvieron dentro de la zona de afectación de las lluvias”.

Las autoridades explicaron que los depósitos de relaves que preliminarmente estaban en zonas definidas como críticas, a causa de las fuertes lluvias, su cercanía con ciudades y su tamaño, fueron los primeros en ser revisados por los profesionales del Sernageomin. La finalidad de la inspección fue detectar posibles daños en estas estructuras y así se priorizó lo que se debía hacer para dar tranquilidad a la población, indicaron desde la entidad minera.

Se concluyó que “en definitiva, primero a través del uso de helicópteros y posteriormente mediante inspección en terreno, se ha constatado que todos estos depósitos de relaves resistieron la lluvia en buenas condiciones y se encuentra en normalidad. Esto también se realizó en Atacama, aunque principalmente por vía aérea, a causa de los problemas con los caminos, pero se ha mantenido el contacto directo mediante teléfono y radio con las empresas, para conocer el estado de las situaciones de los casos de mayor interés”.

Adicionalmente, se informó que tras la primera fase de inspección destinada a evaluar estabilidad física, lo que procede a continuación es una fiscalización detallada por parte del Sernageomin, que no sólo incluye la ya realizada observación directa, sino la evaluación mediante otros parámetros e instrumentos, tales como piezómetros (para medir el nivel del agua en el muro); el funcionamiento de hidrociclones (para clasificar arena y material fino); el funcionamiento de los drenes (sistema destinado a permitir el drenaje del agua del muro); la revancha (distancia vertical entre la altura máxima del muro y la superficie de los relaves); la distancia entre la laguna de aguas claras y el muro, entre otros parámetros.

Desde Sernageomin detallan que la nueva fase considera particularmente a los relaves abandonados de las regiones de Antofagasta y Coquimbo, explicando que “depósito abandonado” es aquel que no tiene dueño y está fuera de operaciones, en su mayoría desde antes de la creación de la institucionalidad ambiental, que data de 1994.

El Dinamo

(Visited 1 times, 1 visits today)

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here