La autoridad ambiental mexicana Profepa anunció que está investigando el posible impacto ambiental de un derrame de 50.000t de residuos mineros conocidos como jales, producidos por Minera María, propiedad de Grupo Frisco, que procesa cobre en el estado de Sonora.

El derrame sucedió el 1 de junio y afectó 6,5km del cauce de un arroyo seco, informó Profepa en su sitio web.

“Los jales no son residuos corrosivos ni tóxicos; es decir, no son peligrosos”, indicó Profepa citando un análisis hecho el 7 de febrero por un laboratorio acreditado.

Se tomaron muestras de los residuos y se enviaron para ser analizados, señaló la autoridad ambiental y agregó que como medida de prevención se detuvieron las actividades productivas a fin de detener el derrame.

El incidente provocó la muerte de un trabajador, dijo el director de recursos humanos de Minera María, José Luis Ramírez, al diario local El Norte.

BNamericas se contactó con Frisco pero no encontró ejecutivos que pudieran efectuar declaraciones.

El conglomerado mexicano Grupo Carso (BMV: GCARSO) es propietario de Frisco, que explota cobre para la división de cables de cobre de Carso.

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here