Minería en Línea, el portal de la minería

Agua subterránea (Ground water)

Se define como la columna de agua bajo el subsuelo que ocupa los intersticios de poros o fracturas en macizos rocosos con cierta permeabilidad.

Los acuíferos suelen estar formados por grava, arena, arenisca o roca fracturada, como la caliza. El agua puede moverse a través de estos materiales porque tienen grandes espacios conectados que los hacen permeables. La velocidad a la que fluye el agua subterránea depende del tamaño de los espacios en el suelo o la roca y de lo bien conectados que estén los espacios.

Las aguas subterráneas pueden encontrarse en casi todas partes. El nivel freático puede ser profundo o poco profundo, y puede subir o bajar dependiendo de muchos factores. Las lluvias intensas o el deshielo pueden hacer que el nivel freático suba, o el bombeo intensivo de los suministros de agua subterránea puede hacer que el nivel freático baje.

Los suministros de agua subterránea se reponen, o se recargan, mediante la lluvia y el deshielo que se filtran en las grietas y hendiduras bajo la superficie de la tierra. En algunas zonas del mundo, la población se enfrenta a una grave escasez de agua porque las aguas subterráneas se utilizan más rápido de lo que se reponen de forma natural. En otras zonas, las aguas subterráneas están contaminadas por las actividades humanas.

El agua de los acuíferos sale a la superficie de forma natural a través de un manantial o puede verterse en lagos y arroyos. El agua subterránea también puede extraerse a través de un pozo perforado en el acuífero. Un pozo es una tubería en el suelo que se llena de agua subterránea. Esta agua puede ser llevada a la superficie mediante una bomba. Los pozos poco profundos pueden secarse si el nivel freático cae por debajo del fondo del pozo. Algunos pozos, llamados artesianos, no necesitan una bomba debido a las presiones naturales que obligan a subir el agua y a salir del pozo.

En las zonas en las que el material situado por encima del acuífero es permeable, los contaminantes pueden hundirse fácilmente en los suministros de agua subterránea. Las aguas subterráneas pueden ser contaminadas por vertederos, fosas sépticas, tanques de gas subterráneos con fugas y por el uso excesivo de fertilizantes y pesticidas. Si las aguas subterráneas se contaminan, dejarán de ser seguras para el consumo.

Comments

comments

Los comentarios están cerrados.