Chile.- Innovación, formación técnica y tecnología son las áreas en que se desarrollarán los primeros proyectos del Programa Estratégico Minería de Alta Ley detectados en la construcción de la hoja de ruta tecnológica: “Desde el Cobre a la Innovación. Roadmap Tecnológico 2015-2035” para el sector, elaborada por Fundación Chile (FCh) y presentada el viernes pasado.

El presidente ejecutivo del programa de Alta Ley, Mauro Valdés, señala que el informe identificó los desafíos del sector, respalda la inversión pública a la industria y detecta los espacios de colaboración entre las compañías mineras.

En base a las propuestas planteadas en esta hoja de ruta se anunciaron nueve medidas -con un costo de US$ 44 millones que se financiarán con recursos públicos y privados- para alcanzar metas concretas: llegar a 250 proveedores de clase mundial a 2020 y una producción acumulada de cobre entre 130 a 150 millones de toneladas entre 2015 y 2035.

De ellos, los primeros en implementarse este año -que ya cuentan con financiamiento del Fondo de Inversión Estratégica- son el Programa de Innovación Abierta en la Cadena de Valor de la Minería, Monitoreo en Línea y Tiempo Real de Tranques de Relaves y el Centro de Transferencia para la Formación Técnica en Minería.

Los proyectos

El programa de innovación abierta busca generar capacidades tecnológicas y mejoras de eficiencia en los procesos mineros, a través de la implementación de un modelo de aceleración para empresas proveedoras con base tecnológica.

“Es una versión 2.0 del programa de proveedores de clase mundial. Una de las novedades, además de los recursos y personas, es la operación en base a la demanda de las compañías mineras, como también de la oferta, incluyendo a grandes proveedores y sus propias cadenas de valor y la mediana minería, como espacios interesantes para desarrollar pruebas y pilotaje”, comenta Valdés. Adelanta que las compañías que ya están consideradas en el proyecto son Codelco, Antofagasta Minerals, y BHP Billiton.

En tanto, el monitoreo de tranques de relaves busca disminuir los conflictos socio ambientales y habilitar proyectos del sector, a través de un monitoreo en línea de la operación en los tranques. Este será factible por medio de instrumentación especializada para la medición de parámetros de estabilidad y mediciones físico-químicas de infiltraciones.

El ejecutivo explica que este monitoreo remoto y participativo implica la instalación de un sistema en línea para revisar la estabilidad física y química de los tranques la que estará disponible para las autoridades, la comunidad y la misma compañía, disminuyendo los riesgos y generando mayor confianza.

Y el tercer proyecto priorizado es el centro de transferencia que busca mejorar la productividad laboral y disminuir los gastos en capacitación del rubro. Esto, mediante la definición de estándares de aprendizajes por nivel y especialidad, además del desarrollo de un programa sectorial de prácticas laborales.

“Las compañías mineras en conjunto van a establecer los perfiles de trabajadores que utiliza la minería actual y los que se van a requerir en el futuro, los que serán transferidos al ecosistema de educación, particularmente a la formación técnica, media y superior”, explica Valdés.

Por su parte, el gerente general de FCh, Marcos Kulka, comenta que en términos generales, la hoja de ruta tecnológica aborda los ámbitos que representan los desafíos más relevantes del sector: Fundición y Refinería, Concentración de Minerales, Operaciones y Planificación Minera, Hidrometalurgia y Relaves. Señala que se plantean las capacidades requeridas para enfrentar las problemáticas, como capital humano, desarrollo de proveedores e innovación y la incorporación de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (minería inteligente).

El ejecutivo destaca que en la elaboración del informe -que contó con apoyo de Corfo y el Ministerio de Minería- participaron más de 150 actores de 60 instituciones como compañías mineras, empresas proveedores (Aguamarina, Neptuno Pumps), asociaciones gremiales (Sonami, Consejo Minero), universidades (U. de Chile, U. Católica) y centros de Innovación y Desarrollo, I+D (AMTC, Fraunhofer).

“Es un documento que converge hacia una visión común, que explicita los desafíos del país para ser líder mundial del sector, siendo la minería una palanca para el desarrollo tecnológico, de industrias del conocimiento y del capital humano avanzado”, concluye el Kulka. 

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here