México.- A pesar de realizar inversiones en tecnología ambiental por más de 5 mil millones de dólares en los últimos cinco años, la industria siderúrgica mexicana está siendo sometida a una nueva legislación en la materia que la llevaría al cierre de plantas.

De acuerdo con un informe interno de la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y el Acero (Canacero), la regulación, plasmada en la ya en vigor Ley de Transición Energética (LTE), los obliga a gastar más en energías renovables.

Pero, afirma la Canacero, la LTE olvida a las actividades más contaminantes del País y que la industria siderúrgica mexicana supera los estándares mundiales en material ambiental.

Citando el Inventario Nacional de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero 1990-2010, la cámara destaca que el sector de Procesos Industriales -que involucra al acero- aportó apenas un 8.2 por ciento de estas emisiones.

En contraste, el Transporte contribuyó con un 22.2 por ciento de las emisiones y la Industria Energética con un 21.8 por ciento.

Sin embargo, explica la Canacero, la industria siderúrgica -la mayor consumidora de energía del País, sólo superada por Pemex- deberá pagar más por la electricidad, lo que le restará competitividad en un difícil ambiente internacional.

La LTE, señala, surge de compromisos “desproporcionados” que el Gobierno mexicano contrajo a nivel internacional.

“México representa sólo 1 por ciento de la contaminación mundial y asume el compromiso de utilizar en corto plazo (para 2024) un 35 por ciento de energías renovables”, afirma la Canacero.

“Un gran esfuerzo que dará un resultado no significativo ante el problema global.

“Países como China y Estados Unidos, que en conjunto generan más del 40 por ciento de las emisiones de Dióxido de Carbono (Co2), no asumen compromisos de la misma magnitud por el riesgo de pérdida de competitividad y empleo”, añade.

Con un desplome de hasta 43 por ciento en los precios del acero a nivel global, la industria mexicana está en desventaja frente a otros países que tendrán acceso a energía más barata, sostiene la Canacero.

Los acereros interpusieron el pasado 9 de febrero al menos 10 demandas de amparo contra la LTE, que aprobó el Congreso federal el 10 de diciembre y el Presidente Enrique Peña publicó en un “madruguete navideño”, sin atender las observaciones de los industriales.

Ternium México reporta que cada año realiza inversiones por unos 100 millones de dólares, distribuidos en todas sus plantas, con lo que ha reducido en un 11.3 por ciento las emisiones de Co2.

A su vez, AHMSA destaca como la primera empresa en México y una de las 10 primeras en América Latina en certificar un Sistema Integrado de Administración, que ha reducido hasta en 60 por ciento sus emisiones de partículas.

DeAcero es el reciclador más grande de México de chatarra ferrosa y en los últimos tres años disminuyó 12 por ciento su consumo eléctrico y 30 por ciento el de gas natural.

También de forma voluntaria reporta sus emisiones de CO2, que son un 70 por ciento menores al promedio mundial.

Menos contaminante

La Cámara Nacional de la Industria del Hierro y el Acero (Canacero) destaca que la industria siderúrgica mexicana es la que menos emisiones de gases lanza al ambiente.

Industria                                                            Emisiones aportadas
Procesos industriales
(que incluye a acereras)                                            8.2%
Energética                                                                    21.8%
Transporte                                                                   22.2%

Reforma

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here