Argentina.- El enfriamiento de la economía nacional se comenzó a sentir fuerte también las provincias. Sobre todo en las más grandes, como Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos y San Luis. El conjunto de los distritos que integran el país prácticamente no creció durante 2012, tras un 2011 en que la actividad se expandió en promedio un 6%.

Lo llamativo del informe que publica hoy El Cronista es que a diferencia de provincias como Córdoba que sintieron el parate automotriz en sus cuentas o Santa Fe que se vio afectada por una caída de las aceiteras, otras como Mendoza,
San Juan y Salta se beneficiaron con la expansión de la actividad minera en sus territorios.

Estas conclusiones surgen del Indicador Sintético de la Actividad en las Provincias (ISAP) que elabora el estudio Federico Muñoz & Asociados. En 2012 la economía nacional sufrió un abrupto enfriamiento y apenas rozó el 1% de crecimiento.

En contraposición, el norte del país siguió aportando al grueso de las provincias más pujantes. Salta, Formosa, Misiones y Corrientes ocupan cuatro de los seis primeros lugares del ranking. Sólo San Juan y Neuquén interrumpen la primacía
norteña entre las provincias más dinámicas, advirtió el informe.

Guillermo Giussi, especialista de la consultora Economía & Regiones, consideró Córdoba se vio muy afectada por el freno en la industria automotriz, derivado de
la desaceleración de Brasil y los problemas comerciales. Y añadió: En cambio, Mendoza, Salta y San Juan fueron las más beneficiaadas por la pujanza de la actividad minera. Si bien las mineras tuvieron problemas de exportación, no tuvieron inconvenientes de producción.

Según Giussi, en lo que se refiere a Santa Fe, la industria aceitera cayó mucho por la falta de cereales, mientras que las provincias patagónicas sufrieron la menor producción de hidrocarburos.

Las estimaciones de Federico Muñoz indican que en 2012 el crecimiento trimestral del ISAP Nacional (un indicador que intenta replicar el comportamiento del PBI) será nulo. Mientras que la variación interanual llega al 1,1%.

Otros especialistas resaltan también que la apreciación del tipo de cambio afecta particularmente a las economías regionales, que no basan su producción y sus exportaciones en commodities agropecuarios como la soja, que sostiene su valor.

En el caso de la Ciudad de Buenos Aires, según los números de Federico Muñoz, entre enero y septiembre del año pasado no registró crecimiento alguno frente al
mismo periodo de 2011.

 Fuente: mdz

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here