Perú propone un “nuevo enfoque” de la minería para combatir las disparidades económicas y los conflictos

El gobierno de Perú propuso el viernes “un nuevo enfoque” para las empresas mineras con el fin de acabar con las brechas sociales y evitar conflictos en el sector, una medida adoptada tras varios conflictos en el país en los últimos meses.

El primer ministro, Aníbal Torres, dijo durante una conferencia entre ejecutivos de grandes empresas mineras que la nueva “actitud” busca promover la inversión local y extranjera. Agregó que el gobierno del presidente izquierdista Pedro Castillo respeta la iniciativa privada y quiere promover la actividad minera.

“Aunque la responsabilidad de cerrar las brechas recae en el Estado, es necesario involucrar y comprometer a las empresas mineras en una mayor inversión social”, dijo Torres.

Perú es el segundo productor mundial de cobre y la minería es vital para la economía del país, ya que representa el 60% de todas las exportaciones.

Sin embargo, se ha enfrentado a varios conflictos y protestas de las comunidades locales en sus zonas mineras que han acabado afectando a las operaciones mineras. Entre las empresas afectadas se encuentran Southern Copper Corp del Grupo México y Las Bambas de MMG Ltd.

El banco central del país pronosticó en septiembre que la inversión minera caería un 3,7% este año y la profundizaría en 2023 en un 16,2%, sin que haya nuevos grandes proyectos a la vista.

Las comunidades indígenas pobres han incrementado su demanda de mayores beneficios por la explotación de los recursos, creando bloqueos en carreteras y zonas mineras varias veces este año.

El discurso de Torres, por momentos aplaudido por los ejecutivos mineros, pretende calmar a los empresarios que han exigido una reacción más clara del gobierno para frenar las protestas.

Entre las propuestas de Torres está un “fondo social” de las empresas mineras para el desarrollo de sus áreas de influencia, junto con una comisión federal multisectorial para mejorar el uso de los recursos que manejan las regiones mineras.

“Sólo así podremos recuperar esa legitimidad social y generar mejores condiciones para el desarrollo de las inversiones mineras”, dijo, y agregó que los inversionistas nacionales y extranjeros tendrían “plena garantía” de que sus inversiones en Perú serían “seguras”.

Perú tiene previstas inversiones por valor de 53.000 millones de dólares en proyectos mineros, muchos de ellos congelados o retrasados a la espera de permisos ambientales o licencias sociales de las comunidades de influencia.

Perúproducción
Comentario (0)
Agregar comentario