Con la operación de la mina de la compañía First Majestic que opera en San José de la Parrilla, en el municipio de Nombre de Dios, se logró que personas que tuvieron que abandonar su lugar de origen para trabajar en los Estados Unidos regresaran a su estado natal.

Lo anterior fue manifestado por el director General de esta empresa, Ramón Dávila Flores, quien aseguró que cuando esta planta llegó a la comunidad antes mencionada esto en el 2006, había aproximadamente 200 habitantes y en la actualidad se cuenta con una población de más de mil 500, la mayoría de ellos paisanos que decidieron retornar a Durango.

Dijo que mucha gente que vivía en el extranjero porque no tenía una fuente de trabajo en la entidad.

Por lo anterior consideró que la operación de esta unidad minera ha dejado en la región un impacto positivo, pues en la actualidad genera mil empleos directos.

DESARROLLO SUSTENTABLE

Si bien, en este momento esta planta permite la generación de fuentes de trabajo, ya se piensa en el futuro y se quiere que haya continuidad en su desarrollo y por ello se trabaja en el tema de sustentabilidad.

Es decir, se busca que cuando concluyan las actividades de exploración y explotación en esta zona no se convierta en un pueblo fantasma.

Por lo que se trabaja en industrias alternativas como la del vestido y la producción de leguminosas como el frijol, aseguró Dávila Flores.

En lo que corresponde al tema del cuidado del medio ambiente dio a conocer que se cuenta con programas enfocados a ese aspecto y se trabaja con la recuperación del 80 por ciento del agua que se consume

Mencionó que se tiene una tecnología que se aplica en todas las operaciones y se trata de optimizar los desarrollos en ese sentido; “se trata de que nuestro desarrollo sea sustentanble y más consistente en la parte ambiental”.

Mencionar que de acuerdo a lo manifestado por autoridades de los municipios de Nombre de Dios, Vicente Guerrero, Súchil y Poanas, la operación de esta planta ha permitido que se reactive la economía en estas demarcaciones.

Fuente: El Siglo de Torreón

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here