Minería en línea
El portal de la Minería

Rescate de mineros chilenos sigue con absoluto éxito

0
Rescate de mineros chilenos sigue con absoluto éxito
Evalúa esta publicación

El inédito rescate de 33 mineros atrapados por más de dos meses a 700 metros bajo tierra prosigue con éxito y fluidez, a medida que uno a uno van emergiendo desde el interior de un túnel los hombres que recuperan su libertad y se aprestan a ver nuevamente el sol.

A 12 horas desde que Florencio Avalos se convirtió en el primer rescatado, el número de liberados llegaba a 14, lo que rápidamente acercaba el proceso a la mitad del camino.

Víctor Segovia fue el minero número 15 rescatado. Segovia es separado y padre de cinco hijas. Desde el primer día en que quedó atrapado junto con sus otros 32 compañeros, se dedicó a escribir un diario de sus vivencias. Sueña con publicar un libro

Víctor Zamora Bugueño, que durante 70 días de encierro se convirtió en el “poeta” y bromista de los 33 mineros atrapados en una mina en el norte de Chile, fue hoy el decimocuarto trabajador en salir a la superficie.

Emergió a bordo de la cápsula Fénix 2 a las 11:30 a.m. hora local (9:30 a.m. hora Colombia), sólo 36 minutos después que el trabajador que le precedió, Carlos Barrios.

Durante el encierro y pese a haber sufrido dolor de muelas a causa de la desnutrición, este mecánico que el 10 de octubre cumplió 34 años bajo tierra nunca perdió el buen humor, por lo que es conocido por su personalidad alegre y por ser “bueno para la talla (divertido, cómico)”.

Dentro de la mina, Zamora, que pertenece a una familia de mineros y cuyo tío murió hace años en la mina Rodesia al desplomarse un ascensor, también se ha destacado por su talento para escribir poemas.

Zamora llegó a trabajar a la mina San José después de que el terremoto del pasado 27 de febrero destruyera su lugar de trabajo en la sureña ciudad chilena de Talcahuano, donde se dedicaba a la agricultura y a la construcción.

En el momento del accidente se desempeñaba como ayudante de fortificación y no debía estar en el interior de la mina, adonde se adentró para arreglar un vehículo.

El joven, natural del pueblo minero de Tierra Amarilla, en el norte de Chile, fue recibido a la salida por su hijo, de 4 años, y su esposa, que tiene tres meses de embarazo y con la que se fundió en un largo abrazo.

Posteriormente saludó al ministro chileno de Minería, Laurence Golborne, y al presidente Sebastián Piñera, que le deseó una “buena vida”, antes de presentarle al presidente boliviano, Evo Morales.

Por su parte, el minero Carlos Barrios Contreras fue rescatado hoy sin contratiempos tras haber permanecido junto a 32 compañeros 70 días atrapado a 700 metros de profundidad en un yacimiento del norte de Chile.

El minero, de 27 años, soltero y con un hijo, fue el decimotercer atrapado que salió desde la profundidad de la mina San José.

Amante de la minería y con 10 años de trabajo en el sector, el obrero se ganó el título de “El polvorita” por su mal genio.

Las malas condiciones de la mina lo habían llevado a buscar trabajo en otros yacimientos.

Su “polola” (novia) Carolina supo que estaba embarazada de él una semana después del derrumbe del pasado 5 de agosto. Sin embargo, la madre de Carlos asegura que el embarazo es falso.

Barrios salió de la cápsula “Fénix 2”, a las 10:54 hora local de este miércoles (8:54 a.m. hora Colombia), 43 minutos después que lo hiciera Edison Peña, que lo antecedió en el orden de evacuación.

A su llegada a la plataforma exterior, el trabajador abrazó a su hermano entre aplausos de autoridades y rescatistas.

“Gracias a todos”, dijo el minero antes de saludar al ministro chileno de MinerÍa, Laurence Golborne.

En el viaje de ida hacia el fondo de la mina, la cápsula “Fénix 2” transportó a Jorge Bustamante Ramírez, funcionario de Codelco y tercer rescatista que desciende con el objeto de colaborar desde abajo en la evacuación de los trabajadores.

Edison Peña continuó con su pasión por correr
El duodécimo minero rescatado de la mina de San José fue Edison Peña, que puede ser comparado con el personaje cinematográfico Forrest Gump por su afán de correr por lo menos 10 kilómetros diarios.

De 34 años, este trabajador se las arregló para cumplir su práctica cada uno de los 70 días que permaneció, junto a 32 compañeros, atrapado a 700 metros de profundidad en el yacimiento, pese a las difíciles condiciones de aire y luz existentes en el lugar.

Peña, a quien no arredran sus problemas de oído, de hipertensión y diabetes, pidió zapatillas y un pantalón deportivo corto para correr mejor en el fondo del socavón, una vez que los equipos de rescate se contactaron con los atrapados, el pasado 22 de agosto.

Nacido y criado en el municipio santiaguino de Renca, Edison Peña se trasladó al norte de Chile con el objeto de estar cerca de su novia, Angélica lvarez, que fue quien le consiguió trabajo en la mina San José.

“Tengo ansiedad y me dan ganas de correr”, le escribió a su novia durante el forzoso y prolongado encierro que padeció.

“Me imagino que hacemos viajes a playas, campo, todo, todo. Quiero estar libre, quiero ver el sol”, añadió Peña, cuyo padre, Fernando, lo describe como “muy fuerte y alegre”.

Angélica y el padre lo esperaban, nerviosos, cuando Edison salió de la cápsula Fénix 2, a las 10:11 hora local de este miércoles (8:11 a.m. hora Colombia), 40 minutos después que lo hiciera Jorge Galleguillos, que lo antecedió en el orden de evacuación.

“¡Grande, Edison, grande, grande!”, le dijo el presidente Sebastián Piñera, que estaba junto a su par de Bolivia, Evo Morales, en el punto de salida de la cápsula.

Ambos gobernantes abrazaron a Edison después de que lo hiciera con Angélica. Siguieron en los saludos las demás autoridades presentes, como los ministros chilenos de Minería, Laurence Golborne, y de Salud, Jaime Mañalich.

Cuando era trasladado en camillas al primer chequeo médico, Edison Peña no cesaba de repetir: “Estamos vivos”.

Piñera y Morales presencian salida del undécimo minero rescatado
Los presidentes de Chile, Sebastián Piñera y de Bolivia, Evo Morales, presenciaron hoy la salida a la superficie del undécimo minero rescatado del grupo de 33 trabajadores atrapados desde el pasado 5 de agosto en una mina del norte de Chile.

Jorge Galleguillos, de 56 años, salió de la cápsula “Fénix 2” a las 09:31 horas (7:31 hora Colombia), sólo 39 minutos después que Álex Vega, que lo precedió en el orden de los evacuados.

Ambos mandatarios abrazaron al minero, que se vio muy emocionado, aunque antes, Galleguillos, que lucía una tupida y canosa barba, se abrazó con uno de sus hermanos.

El trabajador, que sufre de hipertensión y padeció una leve depresión durante parte de los 70 días en que permaneció en el fondo de la mina San José, a 700 metros de profundidad, es entre los 33 uno de los que más bajó de peso.

También es un amante de la música folclórica, que para las pasadas fiestas patrias, el 18 de septiembre, había pedido una guitarra, pero debió conformarse con música envasada en un pendrive.

Sin embargo, este “minero de toda la vida” como señalaron sus familiares, se las ingenió para aparecer en un vídeo zapateando una cueca, el baile nacional de Chile.

Con su salida de la mina, se completó el primer tercio de la faena de rescate de los 33 de Atacama.

El décimo minero rescatado agradeció a Dios su salida
Alex Vega Salazar, un mecánico de maquinaria pesada, de 31 años, se convirtió este miércoles en el décimo rescatado de la mina San José. El minero era esperado por su esposa e hijos en la superficie cuando emergió a bordo de la cápsula ‘Fénix 2’ desde los 700 metros de profundidad en que permaneció durante 70 días, pero también por su padre, el más ansioso de todos.

Antes de saludar a las autoridades presentes y después de persignarse con devoción, se fundió en un abrazo y beso de más de dos minutos de duración con su esposa, Jéssica Salgado, después que salió de la cápsula, a las 08:52 horas (6:52 a.m. hora Colombia).

53 minutos antes, Mario Gómez Heredia, el minero más veterano y enfermo de los 33 atrapados desde el pasado 5 de agosto en la mina San José, fue rescatado sin contratiempos tras permanecer 70 días a 700 metros de profundidad.

El minero, de 64 años, casado y con cuatro hijos, padece silicosis e hipertensión, por lo que representaba “el desafío más serio” para el equipo médico.

Portando una mascarilla especial que le proporcionó aire con una elevada concentración de oxígeno, Gómez llegó a la superficie agitando una bandera chilena firmada por los 33 mineros y se arrodilló para agradecer a Dios haber salido con vida.

Durante su estancia en las entrañas del yacimiento, Gómez tuvo que recibir suplementos de oxígeno y utilizar broncodilatadores, explicó el ministro de Salud, Jaime Máñalich, quien puntualizó que se tomaron todas las precauciones para garantizar la seguridad del rescate.

El noveno de los trabajadores rescatados y el primero en llegar a la superficie con luz del día, empezó a trabajar en la minería a la edad de 12 años y tenía previsto jubilarse en noviembre próximo.

Durante su cautiverio, este veterano obrero recibió una carta de una niña peruana de ocho años llamada Teresa Consuelo en la que les pedía a él y sus compañeros de cautiverio que mantuvieran la esperanza.

“Tengan mucha fe en Dios, Él los sacará sanos y salvos para que estén reunidos con sus familias y amigos” , escribió la niña.

La pequeña, de madre peruana y padre chileno y criada por sus abuelos maternos en Trujillo (Perú) , recibió una cariñosa respuesta de Gómez, quien emocionado por el gesto de la pequeña, le contestó: “eres la niña más hermosa y amorosa del mundo”.

A su llegada a la plataforma, su esposa, Liliana Ramírez, que había estado todo el rato tomando fotos del rescate con un teléfono celular, se fundió en un largo abrazo con su marido y rompió a llorar.

El octavo minero rescatado recibió propuesta de matrimonio
Claudio Yáñez Lagos, quien recibió una propuesta de matrimonio de su novia mientras estaba atrapado a 700 metros bajo tierra en la mina San José, en el norte de Chile, se convirtió hoy en el octavo minero rescatado.

De 34 años y nacido en Santiago, Yáñez le prometió a su novia Cristina Núñez, con quien tiene dos hijas en una relación de diez años, que se casarían tan pronto como saliera desde los 700 metros de profundidad en que se encontraba junto a sus 32 compañeros desde el pasado 5 de agosto.

Operador de taladro en la mina San José, Yáñez emergió a bordo de la cápsula “Fénix 2” a las 07:02 horas (10:02 GMT) , sólo 40 minutos después que el trabajador que le precedió, José Ojeda.

“Él siempre quiso casarse, era ella la que no aceptaba”, dijo Marta, tía del minero, mientras lo esperaba en el campamento Esperanza, donde los familiares han esperado a los mineros desde el mismo día del derrumbe.

“Pero ahora, la fiesta ya está armada” , añadió la tía, mientras la propia novia señalaba que el accidente la hizo cambiar de idea.
Claudio “es de carácter difícil” , dijo Cristina Núñez al explicar porqué se resistía a aceptar a su novio como marido, aunque subrayó que “es un muy buen padre” y que ahora sí quiere casarse con él.

A la salida, fue abrazado por su novia y sus hijas, una de las cuales captaba la escena con una cámara de vídeo.

Ojeda, el autor de la nota que dio vuelta al mundo, ya está fuera de la mina
El minero José Ojeda, autor de la nota que dio la vuelta al mundo anunciando que los 33 mineros estaban vivos, se convirtió hoy en el séptimo obrero en ser evacuado del yacimiento San José.

“Estamos bien en el refugio los 33”, fue el mensaje que Ojeda escribió con lápiz rojo sobre un pedazo de papel blanco antes de atarlo al tubo de la sonda que el pasado 22 de agosto devolvió la esperanza a los angustiados familiares de los trabajadores.

Ojeda, de 45 años, viudo y con dos nietos, estaba a cargo de la máquina que perfora la roca para introducir los explosivos cuando el 5 de agosto le sorprendió el derrumbe junto a sus 32 compañeros.

Con fama de cariñoso y chistoso, Ojeda es el más corpulento de los mineros rescatados hasta el momento, todos los cuales siguieron una dieta especial para poder acomodarse en la estrecha cápsula Fénix 2.

Este minero llegó a la superficie a las 4:22 a.m. (hora Colombia) y es el segundo del grupo de los mineros cuya condición de salud es considerada por los responsables sanitarios como más débil.

Ojeda, cuyo rescate ha sido el más rápido hasta ahora (apenas 12 minutos y 13 segundos), se mantuvo en silencio la mayor parte del tiempo.

Tras reencontrarse con su hijastra, Ojeda, que lucía un buen aspecto físico, saludó al ministro de Minería, Laurence Golborne, y a los encargados del operativo de rescate.

Tras reparación de cápsula rescatan al sexto minero
Tras un paréntesis de 48 minutos para la reparación de unas piezas de la cápsula “Fénix 2” se reanudó en la mina San José, en el norte de Chile, el rescate de los 33 mineros atrapados desde el pasado 5 de agosto a 700 metros de profundidad.

Osmán Araya, de 30 años, fue el sexto rescatado del grupo de 33, que emergió de la profundidad de la mina a las 3:35 a.m. (hora Colombia), una hora y 24 minutos después de quien lo precedió, Jimmy Sánchez, de 19 años.

Araya, oriundo de la sureña región de La Araucanía, casado y padre de dos hijos, viajó al norte en busca de un trabajo mejor hace un año y desde hace cuatro meses se desempeñaba como operario de la mina San José.

A la salida de la mina donde permaneció 70 días junto a sus compañeros, fue saludado por su esposa, el ministro de Minería, Laurence Golborne y por la intendenta, Ximena Matas, antes de ser llevado a la primera revisión médica, en la misma mina, y ser trasladado al hospital de Copiapó.

El quinto rescatado es el más joven del grupo
El quinto minero rescatado es Jimmy Sánchez, que con sus 19 años era el más joven de los 33 mineros atrapados desde el pasado 5 de agosto a 700 metros de profundidad en un mina del norte de Chile, se convirtió hoy en el quinto trabajador en ser rescatado de la profundidad.

A bordo de la cápsula Fénix 2, Sánchez, que durante su encierro envió a la superficie conmovedores mensajes en los que explicaba su sufrimiento, emergió a la superficie a las 2:10 a.m. (hora Colombia), 63 minutos después que lo hiciera el minero boliviano Carlos Mamani, que fue el cuarto rescatado.

Padre de un bebé de tres meses al que apenas alcanzó a conocer, Jimmy quiere casarse con su novia Helen valos, de 17 años, aunque hasta ahora ha topado con la oposición de su padre, Juan Sánchez.

“El 5 de agosto estaba perdiendo un hijo, hoy estoy ganando un hombre”, comentó el padre mientras esperaba el rescate de su hijo, de quien aseguró sentirse orgulloso.

El joven, que llevaba cinco meses trabajando en la mina al ocurrir el accidente, cuatro de ellos manejando explosivos, estudia en un colegio nocturno para completar su enseñanza media, el primer paso en su propósito de mejorar sus condiciones de vida.

Hincha del club Universidad de Chile, durante su encierro recibió una camiseta firmada por todos los jugadores del equipo y saludos de la barra. Al salir, llevaba una bandera del club con la consigna “Más que una pasión, un sentimiento”.

Su padre, el primero que lo abrazó, también vestía una camiseta del club universitario, mientras del grito de rescate salían gritos de simpatía, mezclados con otros, en broma, a favor del Colo Colo.

El presidente Sebastián Piñera ya no estaba en el lugar y Sánchez recibió los saludos de los ministros de Minería, Laurence Golborne y de Salud, Jaime Mañalich y otras autoridades presentes, antes de ser conducido a la primera revisión médica para después ser trasladado al hospital de Copiapó.

Los primeros rescatados
Poco después de la 2:00 de la mañana del miércoles, hora de Colombia, ya eran cinco los mineros rescatados, a través de la cápsula Fénix 2 en la mina San José en Chile. Entre ellos, se encontraba el boliviano Carlos Mamani.

El primero de ellos, fue Florencio Ávalos, de 31 años, quien a las 10:10 de la noche y luego de 15 minutos de ascenso, regresó a la superficie donde lo recibieron su esposa y su hijo acompañados del presidente de Chile, Sebastián Piñera y una multitud de personas.

Antes de la partida, el rescatista Manuel González comunicó a sus compañeros en la superficie que todo marchaba bien: “Le he puesto (a Ávalos) el cinturón en la guatita (cintura) todo funciona bien. El oxígeno también lo lleva arriba en caso de necesitarlo” aseveró.

Entre aplausos y gritos de júbilo, Ávalos, fue recibido por su esposa Mónica Araya, sus dos hijos, Álex, de 16, y Byrin, de ocho, así como su padre, Alfonso, y su tío Wilson.

Los dos últimos consiguieron una autorización de último minuto para recibir a su pariente, ya que en principio las autoridades habían anunciado que sólo tres familiares podrían recibir a los rescatados.

Su salida se logró luego de que la cápsula Fénix 2 llegara con éxito hasta el lugar de la mina San José. La jaula en la que descendió el rescatista Manuel González tardó 16 minutos en recorrer el trayecto desde la superficie hasta el túnel subterráneo donde aguardan a ser liberados los mineros, que se fundieron en abrazos con su salvador.

El descenso, según explicaron los encargados, se da a un ritmo lento para recorrer con seguridad el trayecto de 622 metros hasta el lugar donde aguardan los 33 atrapados.

González fue despedido en la boca del conducto por el presidente Sebastián Piñera, quien le dijo: “llegó la hora de la verdad, usted esté tranquilo. Mucha suerte, que Dios le acompañe. Lo esperamos de vuelta y que traiga a los mineros de vuelta”.

“Así lo vamos a hacer, presidente”, respondió González, de 46 años y doce de experiencia como rescatista, mientras sus compañeros del equipo de rescate se despedían de él con gritos de “Fuerza, hermano”, “Suerte, hermano”.

Una hora después, hacia las 11:10 p.m., hora Colombia, Mario Sepúlveda, electricista de 39 años, fue el segundo del grupo de 33 mineros en llegar a la superficie en la cápsula Fenix 2 por el ducto de casi 700 metros hacia la superficie.

Por: Alejandro Aguirre | Enviado Especial de El País a Copiapó, Chile y agencias

Comentarios

comments

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.