Farallon Mining (TSX: FAN), con sede en Vancouver, anotó una ganancia neta de US$1,97mn el segundo trimestre frente a los US$6,20mn de los tres primeros meses del año a raíz de una pérdida cambiaria y cargos no monetarios.

La empresa registró un cargo no monetario de US$2,1mn ligado a la entrega anual de una opción de compra de acciones, una pérdida no realizada por tipo de cambio de US$2,0mn y una pérdida no monetaria de US$1,1mn por una reestructuración de deuda a largo plazo, según los resultados trimestrales de la firma.

La mina G-9, en el estado mexicano de Guerrero, produjo un récord de 26,3Mlb (11.917t) de zinc y 2,26Mlb de cobre en concentrados entre abril y junio a un costo directo total de US$0,05/lb de zinc pagadero. Además, produjo 595.309oz de plata y 6.722oz de oro en concentrados en el período, lo que se compara con los 25,0Mlb de zinc, 2,14Mlb de cobre, 420.911oz de plata y 4.322oz de oro del primer trimestre.

A raíz de ello, las ganancias operacionales subieron a US$11,3mn frente a los US$9,12mn del primer trimestre, mientras que los ingresos brutos repuntaron de US$37,6mn a US$39,1mn.

“La producción se incrementó un 10%, de 1.650t/d en el primer cuarto a 1.816t/d en el segundo, o un 21% por sobre la tasa de procesamiento diseñada de 1.500t/d”, sostuvo el presidente y gerente general de la empresa, Dick Whittington.

Farallon también contrató a Kerry Barker para que asuma la nueva gerencia general de G-9 y anunció que el gerente de operaciones, Kevin Weston, dejará su cargo el 17 de agosto.

(Visited 1 times, 1 visits today)

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here